El maltrato es una de las lacras de la sociedad actual. Aunque las cifras más elevadas se siguen refiriendo a las mujeres, los hombres también lo sufren. Sus denuncias han crecido cuatro veces más que las de ellas este año, según datos ofrecidos por el Gobierno central a dos preguntas del PP realizadas en el Congreso, así como cifras de la Junta de Andalucía.

De enero a septiembre de 2007, un total de 758 hombres acudieron a denunciar hechos de este tipo a dependencias de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en Sevilla, frente a los 578 que hicieron lo mismo el año anterior. Eso supone un 75% más que en todo 2006, sin contar con las denuncias del último trimestre.

Mientras, en el caso de las mujeres, fueron 2.301 las denuncias presentadas durante los nueve primeros meses del año. A pesar de lo llamativo de la cifra, suponen un 18,6% menos que todas las de 2006: 2.590.

No es la primera vez que desciende el número de presuntas agredidas femeninas. En 2006 también cayó, si se comparan los datos del año pasado y los de 2005, cuando se registraron 3.074 casos.

Más en siete años

A pesar de todo, las denuncias hechas por las mujeres han crecido un 58% en los últimos siete años. En  2000 se presentaron en Sevilla provincia un total de 1.451. Aunque las de los hombres siguen siendo pocas en comparación con las de ellas –quizá porque aún prevalece el miedo al que dirán–, el número de los que se han decidido a denunciar su caso ha aumentado un 78% durante el periodo entre enero y septiembre.

Aún no se tienen datos para saber si este año Sevilla seguirá ocupando el primer  puesto en la comunidad autónoma andaluza en maltrato masculino, como ya sucedió en 2006.