Once personas resultaron heridas al ser atropelladas por un vehículo que se subió a la acera junto al Museo de Historia Natural de Londres, informó la Policía Metropolitana de la capital británica. Horas después del suceso, la Policía Metropolitana de Londres reveló que no fue un atentado terrorista, sino un incidente de tráfico.

De los once heridos, nueve fueron hospitalizados. Entre los heridos está el conductor detenido y ninguna de las víctimas corre peligro de muerte.

El Museo fue evacuado como medida de precaución. También cerraron al público la estación de metro South Kensington, la más próxima al museo, si bien las otras entradas al subterráneo de la zona permanecieron abiertas.

El incidente ocurrió hacia las 14.20 (hora peninsular española) y varios coches patrulla de la policía y ambulancias acudieron al lugar de suceso, señalaron las fuentes. También indicaron que habían arrestado a un individuo.

Las imágenes y fotografías ofrecidas en las redes sociales muestran daños materiales causados en la acera y alrededores, así como una importante presencia de agentes armados sobre el terreno y un helicóptero que sobrevoló la zona, en pleno centro de Londres y una de las más concurridas de la ciudad.

Un vídeo colgado en Twitter mostró a un hombre que estaba siendo retenido por otras cuatro personas, ninguna de las cuales iba uniformada.

Detrás de ese grupo de individuos se apreciaba un coche de color negro con la puerta del conductor abierta, que parece que había colisionado con otro vehículo.

"Se ha producido un incidente grave en el exterior del museo. Estamos trabajando con la policía para ofrecer información actualizada" informó el Museo de Historia Natural en un tuit.