Cuando fue perpetrado el robo, a través de un butrón en la zona de la cristalera de la gasolinera donde se encuentra la caja registradora, los hechos se saldaron con la desaparición de unos 3.000 euros contenidos en la caja fuerte del establecimiento, según la Guardia Civil. Además, fueron sustraídos décimos de lotería y tarjetas de combustible, entre otros efectos. Incluso fue robado el video-grabador del negocio para evitar que mediasen imágenes de los hechos.

Después de ser perpetrado el robo poco antes de que acabase 2016, los agentes del Equipo de Policía Judicial de Osuna consiguieron finalmente identificar al supuesto autor del butrón, un individuo de nacionalidad argelina. Se trata, según el Instituto Armado, de "un peligroso butronero que comete sus delitos en naves industriales y todo tipo de negocios y establecimientos".

A esta persona le constan numerosos antecedentes por esos delitos, la mayoría de ellos producidos en el norte de España, si bien tras gestiones realizadas, se comprobó que en la actualidad reside en una vivienda usurpada de una localidad de la campiña sevillana.

Al supuesto autor de los hechos le constan varias identidades diferentes desde su entrada en España de forma irregular por vía marítima, según han podido averiguar los agentes investigadores.

Por último, las diligencias practicadas junto al detenido fueron entregados en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos

de Estepa (Sevilla), haciéndose cargo de la instrucción del caso.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.