Según el ex secretario general de la Conselleria, fue el entonces conseller de Educación y Cultura, Francesc Fiol, quien le indicó que buscara una fórmula para poder definir en el acuerdo del Consell de Govern las características del proyecto para que encajaran con Calatrava sin mencionar expresamente al arquitecto.

Así lo ha manifestado en su declaración como testigo durante el juicio por la tercera pieza de la macrocausa del Palma Arena, que versa sobre el encargo presuntamente irregular de un proyecto de palacio de ópera al arquitecto Santiago Calatrava por 1,2 millones de euros en 2007.

Por estos hechos se acusa al ex presidente del Govern, Jaume Matas, de prevaricación y tráfico de influencias y se le pide un año y tres meses de prisión y una multa de 120.000 euros.