"El metro de Granada partió de un proyecto irreal"

Francisco Martínez-Cañavete, gerente de la Asociación de Constructores y Promotores (ACP) de Granada.
Francisco Martínez-Cañavete, gerente de la Asociación de Constructores y Promotores (ACP) de Granada.
ACP

Francisco Martínez-Cañavete, gerente de la Asociación de Constructores y Promotores (ACP) de Granada, repasa con 20minutos.es el desarrollo de las obras del metro en la ciudad, que se ha inaugurado este jueves, un proceso largo que ha llegado a suponer un "calvario" tanto para las empresas que participaron en los trabajos como para la ciudadanía.

¿Cómo valora el desarrollo de las obras del metro de Granada?

Se partía de un proyecto irreal, al no estar consensuado ni con los ayuntamientos ni con la ciudadanía, y esto es lo que ha provocado en parte el retraso tan inmenso. La politización del trazado es lo que nos ha llevado a la situación vivida porque cada tramo ha sido un calvario. Cambios de técnicos, de alcaldes, de consejeros… Soterramiento o no del Camino de Ronda, del paso por el Zaidín… Al final, la discrepancia política siempre daña a la ciudadanía, que es quien más sufre las consecuencias.

¿A qué achaca el sobrecoste que se ha producido en las obras?

Da la sensación de que el proyecto se ha ido reformando a medida que avanzaba la obra. Y cuando no planificas a medio-largo plazo, se producen sobrecostes.

Hubo también impagos de la Junta a las empresas constructoras.

Efectivamente. Durante mucho tiempo, la financiación del metro recayó en las empresas constructoras. Los plazos que tenía la Junta para obtener financiación saltaron por los aires y el dinero no llegaba. Hubo impagos durante cuatro o cinco meses, salíamos aproximadamente a un millón de euros al mes y eso no había quien lo asumiera. Al final, las obras se paralizaron.

¿Pero llegó a haber beneficios para las empresas locales?

Sí, porque en la construcción de cada tramo había una UTE formada tanto por grandes empresas como por las locales. Hay que aplaudir que parte de la inversión haya revertido en la economía local.

¿Cómo podrían ajustarse los presupuestos de las grandes obras para evitar sobrecostes?

Es muy complicado, pero las obras deberían estar más planificadas y los proyectos ser más minuciosos.

¿Cree que el metro era necesario en Granada?

Sabiendo ahora que nos hemos ido a casi 600 millones de euros, quizás no fuera necesario. Aunque es aplaudible la apuesta de la Junta por descongestionar el tráfico de Granada, algo que supone un enorme problema para la ciudad. Si bien es cierto que había otras alternativas, como autobuses o tranvías eléctricos. Lo que hay que desear ahora es que las expectativas de uso se cumplan.

Ya solo queda esperar a que llegue el AVE.

Es una prioridad. Hay que reivindicar que el AVE llegue ya y terminar con la desconexión ferroviaria, que dura ya muchos meses. El debate sobre soterramiento sí o no pertenece al pasado. El proyecto es el que hay y se está ejecutando. Lo primordial es que se termine en 2017 y que tras las pruebas esté funcionando en el primer trimestre de 2018.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento