Evacuación
Unas 60.000 personas, residentes en Frankfurt, fueron evacuadas por una bomba de la Segunda Guerra Mundial. EFE

Unas 60.000 personas fueron sido evacuadas este domingo en Frankfurt, donde trabajó un equipo de artificieros que desactivó una bomba de la Segunda Guerra Mundial hallada en Frankfurt durante unas obras.

La operación comenzó con unas tres horas de retraso debido al rechazo al desalojo de algunos de los vecinos afectados que viven en un radio de 1,5 kilómetros de distancia de la bomba HC 4000 de 1,8 toneladas que porta 1.300 kilogramos de explosivos. Una persona ha sido detenida tras negarse a abandonar la zona, informa la agencia alemana DPA.

La bomba fue descubierta durante unas obras en el barrio de Westend, en el noroeste de la capital financiera alemana, donde se ubica el campus universitario.

Junto con esta evacuación, este mismo sábado se procedió a una operación similar, aunque de dimensiones menores, en Coblenza (sur), donde se evacuó a unos 21.000 ciudadanos, que pudieron regresar a sus hogares una vez desarmada una bomba sin estallar de los aliados estadounidenses.

La mayor evacuación registrada hasta la fecha fue la efectuada a finales de 2016 en Augsburgo, con cerca de 54.000 personas desalojadas. Los expertos creen que hay cerca de 250.000 bombas en Alemania lanzadas por los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial que por algún problema técnico no explotaron en su momento.

Miles de ellas se encuentran aún bajo tierra, algunas a metros de profundidad, otras cerca de la superficie. Estos artefactos se encuentran, sobre todo, en la cuenca del Ruhr y la zona del Bajo Rin, pero también en grandes ciudades como Dresde, Hamburgo o Hanover.

Habitualmente se encuentran durante trabajos de construcción y al analizar imágenes aéreas históricas. Los expertos creen que se seguirán detectando artefactos explosivos sin detonar durante décadas.