Antonio Sanz (c) en una reunión con responsables de instituciones jiennenses.
Antonio Sanz (c) en una reunión con responsables de instituciones jiennenses. EUROPA PRESS

Así lo ha afirmado en Jaén después de asistir a la Junta Local de Seguridad extraordinaria y a preguntas de los periodistas sobre la orden dictada por el Juzgado de Instrucción de la citada localidad para la detención y presentación en la sede judicial de una mujer de 41 años y vecina del municipio como presunta autora de un delito de sustracción de menores.

"Por parte de los cuerpos policiales se está desarrollando todas aquellas actividades lógicas atendido a la petición del juzgado de búsqueda y localización de la persona", ha indicado Sanz, quien ha añadido que "en estos momentos se desconoce el paradero" y "no hay ninguna novedad" sobre esa decisión del juzgado "motivada porque a finales de julio no se persona la madre con las dos hijas a entregar en el punto de encuentro familiar en la fecha y el momento señalados".

A partir de ahí, hay una denuncia hacia la madre y ha motivado esta reacción del juzgado, de modo que "cumpliendo los mandatos judiciales" lo que corresponde a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado es "buscar y localizar a esta persona y sus hijas", una labor que "se extiende a cualquier demarcación".

A la mujer, se le investiga por un presunto delito de sustracción de menores, al estar ilocalizada con sus dos hijos desde finales del mes de julio, fecha en la que los menores debían haber sido entregados al exmarido, quien presentó una denuncia contra su exmujer ante dicho juzgado, según han confirmado desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Se encuentra en paradero desconocido con sus dos hijas, de siete y cinco años. La orden requisitoria para la localización de la mujer llegó a las Fuerzas de Seguridad el pasado 14 de agosto. A la mujer, y a sus dos hijas, se le perdió la pista casi un mes antes. Por el momento, en el juzgado se sigue sin conocer su paradero.

Según adelanta el diario 'Málaga hoy', contrajo matrimonio con un ciudadano de nacionalidad griega, con el que tuvo a las dos niñas. Al parecer, la pareja se separó y en los últimos tiempos no se la veía por el municipio, algo que no extrañó a los vecinos, ya que su pareja pasaba largas temporadas fuera trabajando. La mujer no había solicitado los servicios municipales del Centro de Información a la Mujer, al que se recure ante presuntos casos de malos tratos.

Consulta aquí más noticias de Málaga.