Hogwarts está en Brasil
Estudiantes de la escuela de magia de Brasil inspirada en Harry Potter. NELSON ALMEIDA / AFP

Un hombre lobo gruñe dentro de una jaula del castillo, mientras Hector Saiao repite el hechizo para domarlo. Parece la escena de una película, pero estamos en una clase de la Escuela de Magia y Brujería de Brasil, inspirada en el universo de Harry Potter.

Aunque la fiera es interpretada por un actor disfrazado, eso no distrae a los alumnos. Asustados, algunos niños pero muchos más adultos empuñan sus varitas mágicas y repiten las palabras que les enseña Héctor, el profesor de Defensa contra las Artes Oscuras

La Hogwarts brasileña, inaugurada en 2015, ha realizado este mes su quinta jornada de inmersión en un hotel-castillo en el interior de Sao Paulo, inspirándose en el colegio mágico de la escritora británica J.K. Rowling, aunque con un toque muy local.

"La idea, desde el inicio, fue adaptar y no reproducir exactamente la estética de Hogwarts. Ni podríamos hacerlo, por cuestiones de derechos de autor", dice Vanessa Godoy, de 27 años, creadora de esta escuela situada en un castillo en Campos do Jordao, a 200 km de Sao Paulo. 

Los alumnos toman clases de Pociones, Hechicería o Historia de la Magia, además de participar de bailes, pruebas y hasta un campeonato del deporte estelar de la escuela de Harry Potter, el Quidditch. 

Los participantes, de todas partes de Brasil, tienen entre 5 y 65 años, aunque la mayoría son jóvenes de unos 25 años de media. Ejercen profesiones variadas. Son jueces, modelos, pedagogos, enfermeros o estudiantes, pero a todos les une una pasión: Harry Potter. 

Por cada actividad que realizan, los cerca de 100 participantes acumulan puntos para su equipo y, al final, el ganador recibe la Copa de las Casas.  En las horas libres, los alumnos pueden nadar o beber cerveza de mantequilla en una taberna inspirada en la saga. 

"Para estar aquí, tienes que entrar en un personaje. Eres un alumno que está aprendiendo a ser brujo, hay que respetar a los profesores y las reglas. Eso hace que la experiencia sea más real", explica Renie Santos, de 22 años, creador de Expresso de Hogwarts, el segundo mayor canal de YouTube sobre Harry Potter en el mundo.