Muere un matrimonio intoxicado por su caldera en Vicálvaro
Uno de los cadáveres es sacado del piso afectado en Vicálvaro. (Jorge París)

Una calefacción de gas llevó ayer la tragedia a un vecindario. Una fuga de monóxido de carbono por la mala combustión de una caldera en un piso de la calle Condesa de Vega (Vicálvaro) acabó ayer con dos personas muertas, tres hospitalizados en el Gregorio Marañón con intoxicación muy grave y dos niños heridos leves.

El drama ha sacudido a una familia entera. Uno de los fallecidos, un hombre de 59 años, fue encontrado en la bañera de su casa. El cadáver de su esposa, de 50, estaba tendido en el pasillo. Sus hijas, dos hermanas de 31 y 25 años, resultaron intoxicadas y fueron encontradas  inconscientes en el salón del domicilio, según fuentes de Emergencias 112.

El tercer herido muy grave, un cuñado de los fallecidos, de 62 años, estaba inconsciente en el piso superior a la vivienda en la que se produjo el escape. En un principio, los servicios sanitarios no vincularon su caso a la fuga y determinaron que había sufrido un infarto. Sin embargo, en el hospital Gregorio Marañón los análisis de sangre confirmaron la intoxicación por monóxido de carbono, según informó el Summa a 20minutos. Los dos intoxicados leves, un niño y una niña de 9 y 13 años, vecinos de una vivienda cercana, fueron atendidos en el mismo lugar sin que tuvieran más complicaciones.

El 112 recibió la primera alerta a las 13.54 h. Un vecino vio por la ventana a dos personas tiradas en el suelo de la vivienda afectada. A su llegada, los sanitarios detectaron poca saturación de oxígeno en sus cuerpos y encontraron al resto de intoxicados. Una vecina de la finca reveló que «hace poco arreglaron la calefacción» de la vivienda.

Calefacción de noche, un peligro

Dejar encendida la calefacción durante toda la noche es un riesgo. Los expertos recomiendan calentar la casa durante el día y evitar encender el gas mientras se duerme. Además, hay que revisar con regularidad el sistema para prevenir posibles fallos que puedan provocar fugas o mala combustión. La estufa siempre debe estar en un lugar de la casa con buena ventilación.