Twitter Manuel Bartual
Foto subida por Manuel Bartual a su Twitter para contar la misteriosa historia. MANUEL BARTUAL

El dibujante, diseñador y director de cine Manuel Bartual ha tenido durante días a todo Twitter con las notificaciones activadas para saber más. Para saber cómo terminan sus extrañas vacaciones en Mallorca narradas minuto a minuto a través de su cuenta en esta red social y que, en algunos casos, incluía vídeos e imágenes sobre los sucesos. Además, ha generado múltiples memes y se ha convertido en lo más comentado durante horas, llegando a ser Trenfing Topic (TT) mundial dos noches seguidas.

El final lo marcó la noche del sábado, pero este mismo domingo ha vuelto a lanzar una serie de tuits al respecto: "Hola. Gracias por leer hasta aquí. Nunca imaginé esta repercusión. Yo sólo quería contar una historia divertida. Ha sido todo mentira. No tengo ningún doble. Estaba de vacaciones con mi novia y nuestro hijo. Fue mi novia quien me hizo las fotos y grabó los vídeos. El lápiz era uno de los lápices de colores de mi hijo. En realidad ni tan siquiera nos alojábamos en ese hotel. Fueron un par de fotos que le hice a un hotel cualquiera.".

"Siento que esto decepcione a mucha gente. Siento que haya gente haya podido estar preocupada por mí. No tenéis nada que temer", ha añadido en su perfil de la red social. "No es obligatorio creer todo lo que se lee en internet.", ha señalado el diseñador. "Y por favor, no os preocupéis por mí. Todo está bien", ha pedido a sus seguidores.

A cambio, sus seguidores han vuelto a conseguir que el valenciano se convirtiera en TT tras terminar la historia después de seis días, tres siendo viral, con el hastag #GraciasManuel.

El inicio

Sin embargo, todo comenzaba el pasado lunes, cuando Bartual empezó un hilo hablando sobre las "cosas raras" que le estaban pasando en sus días de descanso. Se había marchado solo unos días, cuando un hombre entró en su habitación del hotel y comenzó a registrarla, "muy nervioso".

Tras el encuentro con el "hombre alto", como ha sido bautizado en Twitter por la descripción de Bartual, el dibujante decidió hablar con los recepcionistas del hotel. Y no, esta no sería la última vez que se acercaría hasta allí. Al describir al intruso, la recepcionista no vio ningún rasgo característico, por lo que iba a ser difícil encontrarlo. Así que decidió que lo mejor sería tranquilizarse y olvidarse del tema, pero no iba a ser fácil.

Viral

Nadie podía imaginarse en aquel primer momento que los mensajes de Manuel llegarían a convertirse en virales y harían que aumentase hasta en más de 400.000 sus seguidores, cuando antes de la historia apenas llegaba a los 17.000.

No fue fácil llegar a tener a toda la red social rendida a sus pies: Bartual tardó tres días en captar la atención del público, tras más de 100 tuits enviados, como recoge Victoriano Izquierdo en su perfil de esta red social.

Suspense

La desaparición de una camiseta, un lápiz en el suelo de su cuarto de baño, hombres que le siguen, un clon, papel higiénico con un mensaje... A Bartual le ha pasado de todo en sus vacaciones y lo ha ido registrando minuto a minuto en su perfil, como si de una novela por entregas (o 'tuitnovela') se tratara. Sabía cuándo tuitear para mantener la tensión con el suspense continuado, puesto que dejaba pasar horas entre algunos de sus tuits.

El miércoles se vio a sí mismo por primera vez y desde ese momento la narración ha ido a más, hasta llegar a convertirse en un thriller de ciencia ficción que ha dejado a más de uno con la boca abierta por su impactante final. Pero no nos precipitemos.

Fue con el mensaje en un rollo de papel higiénico y la "otra habitación" a la que hace referencia lo que terminó llevando a Manuel a la fama. Aunque el inquietante hombre que le miraba desde la piscina del hotel y su vuelta a la recepción unido con un Chiquito de la Calzada que le habló en su sueño también pueden tener algo que ver.

Mientras Bartual continuaba su investigación como en cualquier película de suspense, el viernes la historia se sobredimensionó: Manuel llegó a ser durante horas de los más hablado (TT) en Twitter y los memes aparecían por todas partes, llegando a estar entre los TT mundiales. En esta red social no se ha hablado de otra cosa durante tres días.

El diseñador se dio cuenta de que había otro hotel en la otra punta de la zona turística que era idéntico al suyo. ¿La diferencia? Todo estaba invertido. Y entonces entró a preguntar a la recepción. "Todo está bien", le dijeron después de una conversación "fría". Tras volver a su hotel, se pasó, otra vez, por su recepción. Les explicó lo ocurrido y... Le tomaron por loco: "Creo que no me han tomado demasiado en serio", tuiteó entonces. "Tampoco voy a culparles, seguramente ya me conozcan como 'el puto loco de las historias' o algo por el estilo", reconocía el dibujante en su perfil.

La otra habitación

Esa misma noche, en un alarde de valentía, Manuel grabó su incursión en "la otra habitación" tras tomarse un par de cervezas. Pero no le salió muy bien porque el "otro Manuel" se tomó su excursión bastante mal: "Parecía verdaderamente enfadado". "Ha empezado a correr hacia mí y yo he salido por patas. Me ha perseguido por todo el hotel hasta llegar al hall", explicó a sus seguidores, que cada vez estaban más enganchados a la trepidante historia que les narraba. Pero entonces todo cambió: Manuel decidió volver a casa y cambió el billete de avión. A pesar de la oposición de sus seguidores, se marchó. Y lo volvió a hacer, dejó a todo el mundo suspendido con un tuit hasta la mañana siguiente:

Sus (nuevos) seguidores jamás le perdonarán que abandonara su bollo para el desayuno en el hotel, que es de lo que se había dado cuenta la noche anterior. Aunque esto lo aclaró a la mañana siguiente, cuando volvió a cargar el móvil antes de marcharse de la isla en avión.

La vuelta a casa fue bien para Bartual. Excepto por los dos asientos a su nombre y que, al llegar, su clon acababa de marcharse, no sin antes dejarle un mensaje al conserje en un sobre: "No escribas más, esto acaba esta noche. Todo está bien", afirmaba el papel, que por el otro lado tenía una captura de su perfil de Twitter tachado.

Después de teorizar con aliens, otras dimensiones, viajes en el tiempo, suplantaciones, clones y temas de drogas, Manuel decidió comerse un bocata de tortilla. Pero su doble volvió a aparecer, observándole desde la calle. Y entonces se pasó tres horas en la comisaría, manteniendo el suspense durante todo ese tiempo sin un mísero tuit, mientras sus seguidores se temían lo peor.

Al volver a casa, todo empezó a cambiar. Primero la cerradura de su casa, que creyó haber abierto con la tarjeta del hotel, lo que le agobió mucho. Entonces tomó la decisión que muchos estaban esperando: compró un billete de avión, el primero que encontró, para volver al hotel y resolver todo el misterio del clon, "la otra habitación" y el "hombre alto" que hablaba con palabras descolocadas.

Cuando parecía que la historia se iba a alargar de más, algo que criticaron sus seguidores, dio un giro de guión sorprendente: "Esto va a sonar un poco raro, pero no encuentro la puerta". Entonces, el suspense volvió. Este protagonista se quedó sin puertas ni ventanas por las que pudiera salir. Pero entonces vio una luz, una ventana... Y la piscina del hotel se veía desde allí. El único problema era que sus seguidores no la vieron, no cuando tuiteó la foto.

Pero el otro Manuel volvió, apareció en el cuarto y se pelearon. Bartual terminó escondido en el baño, lápiz en mano y... escribiendo en el rollo de papel una advertencia para el siguiente huésped. En ese momento, comenzó a tuitear como hablaba el hombre alto y todo acabó con un "¿Hola?".

Fenómeno dentro y fuera de España

Esta 'tuitnovela' por entregas ha enganchado tanto que ha llegado a traspasar nuestras fronteras, primero llegó a América del Sur, con quienes compartimos idioma. Pero no acabó ahí, el hilo se ha traducido a varios idiomas: inglés, portugués e, incluso, japonés, según comentaron varios usuarios en la red social.

También se han descrito las imágenes para que las personas invidentes pudieran saber mejor qué estaba pasando y por qué todo Twitter hablaba de Manuel, su clon, el "hombre alto" y su bollo.

Una vez tuiteado el último mensaje, toda la red social hablaba del final. Para mucho fue un desastre, como ya habían vaticinado. Sin embargo, para la gran mayoría fue el broche de oro para seis días inquietantes. El fenómeno viral del verano había terminado, pero no así sus fervientes seguidores que volvieron a hacer al director de cine TT mundial.