Los menús rondan los 12 euros. La media estatal de personas que no comen en el hogar habitualmente es del 60%, pero la situación cambia en Madrid y Barcelona, donde un 81 y un 79% de la población come fuera de casa, respectivamente, frente a otras localidades más pequeñas, como Toledo o Cáceres, donde el porcentaje se reduce hasta el 40 y el 45%, respectivamente, según un estudio de la Federación de Usuarios Consumidores Independientes.

La media del importe de las comidas es de 204 euros al mes, pero Barcelona y Madrid vuelven a liderar el ranking de las ciudades más caras para comer fuera, con un coste medio de 12 euros. En el polo opuesto se encuentran Cáceres, Toledo, Oviedo y Santander, donde el coste es de ocho euros.