Los edificios de la Ciudad Vieja y también de la zona de Pescadería empezarán a pasar en los próximos días una inspección de la Concejalía de Rehabilitación e Vivenda para evaluar si las casas tienen o no termitas, por estar situadas en áreas con una gran humedad. El Ayuntamiento ya ha remitido cartas a los residentes de estas viviendas para informarles de esta inspección, que será voluntaria y que realizarán técnicos de las empresas Arumia y Herbín, que se presentarán debidamente acreditados y harán un informe para posibles medidas futuras. El Gobierno local también dejará encuestas en los portales para que los residentes las rellenen y colaboren en este plan.