La Fundación Gala-Salvador Dalí ha ofrecido una rueda de prensa este viernes para hablar sobre la exhumación del cuerpo de Salvador Dalí, que tuvo lugar el pasado jueves a las 20.00 horas.

El secretario general de la fundación, Lluís Peñuelas, ha declarado que la exhumación ha sido "una situación incómoda para la fundación y nos da mucha pena, para nosotros y para muchas de las personas que quieren a Salvador Dalí".

La exhumación se ha realizado sin incidentes remarcables. El proceso se ha hecho de la manera más segura, preservando su intimidad y el patrimonio del museo. Peñuelas recuerda que se confiscaron todos los móviles y cámaras de las personas que estuvieron involucradas en el proceso.

El equipo de forenses que ha participado extrajo un poco de pelo, uñas y dos huesos largos que, una vez llevadas a cabo las pruebas genéticas por una demanda de paternidad, serán repuestos.

"Una emoción histórica"

El embalsamador del cuerpo de Dalí, el forense Narcís Bardalet, ha destacado tras la exhumación que sintió "una emoción histórica".

"La emoción es muy difícil de explicar, pero fue un momento histórico", ha destacado Bardalet, que ha asegurado de forma rotunda que nadie disparó ninguna fotografía del cuerpo momificado de Dalí del que -ha dicho- costó extraer muestras biológicas por encontrarse con un cadáver duro, fruto del tratamiento al que fue sometido cuando murió en enero de 1989.

Peñuelas ha añadido, como detalle, que el clásico bigote del pintor catalán conservaba su "clásica postura de las 10 y 10"."Lo importante es que Dalí vuelve a descansar en paz", ha declarado.

El director de la fundación, Joan Manuel Sevillano, ha indicado que la exhumación "ha sido improcedente" y ha subrayado que la resolución judicial no está motivada ni tiene ningún tipo de fundamento.

El museo vuelve a la normalidad

El Museo Dalí ha abierto sus puertas al público a las 9 horas de la mañana, como cada día, y los visitantes han vuelto a llenar las salas del edificio, en que reposan los restos mortales del genio surrealista y por el que desfilan 4.000 visitantes diarios, que no han percibido ninguna afectación.

Unas pequeñas marcas blancas encima de la lápida de Dalí daban testimonio de los trabajos realizados durante la noche del jueves.

Consulta aquí más noticias de Girona.