En declaraciones a Europa Press, Alfredo García, gerente de alquiler protegido, ha señalado que su propietario busca realmente inversores que quieran crear en este espacio un complejo residencial.

Un edificio que pese a que antes estaba ubicado en suelo rústico, según ha explicado García, recientemente se aprobó un plan parcial para convertirlo en suelo urbano, lo que permite ya acometer determinadas actuaciones que antes no se hubiera podido.

Por su parte, fuentes del Gobierno regional han precisado a Europa Press que, sólo por el hecho de ser declarado BIC, quien o quienes lo adquieran tendrán que hacer frente a determinadas "cargas aparejadas", que están ya registradas en el Registro de la Propiedad.

Además, el edificio debe ajustarse tanto a la Ley de Patrimonio Estatal como Regional, según las mismas fuentes, y aquí se incluye, por ejemplo, que tendrá que tener unas horas al mes de apertura gratuita al público, aún siendo un edificio privado, condicionantes que van implícitos con su adquisición.