Macron, Donald Trump
El presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, pasan revista a la guardia de honor durante la visita de Trump a Francia. YVES HERMAN / EFE

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha afirmado este viernes, en presencia de su homólogo estadounidense, Donald Trump, que nada separará "jamás" a los dos países, que mantienen una amistad histórica.

Macron, que ha pronunciado un breve discurso al término del desfile militar de la Fiesta Nacional francesa, dijo que la presencia de Trump en París "es el signo de una amistad que atraviesa los tiempos".

Estados Unidos es uno de los "amigos" que en el pasado "acudieron en nuestra ayuda", recordó Macron. Por eso, aseguró, "nada nos separará jamás". En una clara referencia la entrada de Estados Unidos con los aliados en la Primera Guerra Mundial, de la que ahora se cumplen 100 años.

El centenario es la razón de su invitación a Trump a la tradicional parada militar del 14 de julio en París, en la que por eso mismo hubo tropas estadounidenses. El jefe del Estado francés le ha agradecido a su homólogo y a su país "la decisión tomada hace 100 años".

Como es habitual en esta fecha, Macron ha rendido homenaje a las fuerzas armadas por su papel de protección. "Nos permiten vivir -ha destacado- con las reglas que nos hemos dado".

El día de la Fiesta Nacional "celebramos a Francia, lo que nos une, celebramos este gusto absoluto por la independencia que se llama libertad", pero también "la igualdad" y "la fraternidad", ha agregado el presidente francés.

Se dirigió igualmente a las víctimas del terrorismo y a sus hijos, para decirles: "Francia os debe su apoyo constante y duradero".

Este discurso fue el último acto en presencia de Trump -que desde su llegada ayer a París estaba acompañado por su esposa, Melania-, al que Macron despidió efusivamente y que a continuación tomó el camino del aeropuerto para volver a su país.