Fernando Fernán-Gómez
Fernando Fernán-Gómez en un fotocromo (KORPA). KORPA

"Cuando era joven, por luchar contra mi timidez, ya era antipático. Siempre lo he sido", decía Fernando Fernán-Gómez en una entrevista concedida al periodista Raúl del Pozo, y es que el polifacético artista siempre será recordado por sus grandes caracterizaciones y también por su gran y temido genio.

En sus memorias, Fernando Fernán-Gómez (cuyo verdadero apellido se dice que era Fernández) contaba que vino al mundo en Lima el 21 de agosto de 1921, donde su madre, la actriz de teatro Carola Fernán-Gómez, estaba de gira. Sin embargo, no pudo inscribirle hasta siete días más tarde, el día 28 en Buenos Aires. Así, su nacionalidad era argentina, y la nacionalidad española no le fue otorgada hasta 1984, aunque su regreso a España se produjo cuando tenía tres años.

Antes de la Guerra Civil fue maestro de escuela en Galicia.

Estudió Filosofía y Letras en Madrid, y antes de la Guerra Civil fue maestro de escuela en Galicia, pero su verdadera vocación fue el teatro, actividad que practicó hasta principios de los años 40 para dedicarse al cine, como actor y como director.

Se casó y divorció de la cantante María Dolores Pradera (1947-1959), con la que tuvo una hija, la actriz Helena Fernán-Gómez, y un hijo, Fernando, relacionado con el mundo de la cultura.Fernán Gómez y Emma Cohen

En los años 70 comenzó una relación con la actriz Emma Cohen (en la imagen, en un local), tras participar en un episodio de una serie de TVE donde Emma era protagonista (Tres eran tres, 1973) junto a Lola Gaos. De su mano entró el cine en la Real Academia Española, en la que ocupa el sillón B.

También fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en el año 1995, entre muchos otros galardones de cine y de teatro.

En el año 2000 contrajo matrimonio con Emma Cohen.

Curiosidades: le gustaba dibujar historietas, la música se le daba fatal y era del Real Madrid.

Estos son algunos de los momentos que asentaron su fama de mal genio: