Andrew Garfield
El actor Andrew Garfield, con un esmoquin blanco y pajarita negra en la alfombra roja de los premios Bafta. EFE

El talentoso actor Andrew Garfield ha recibido una inesperada y difícilmente comprensible lluvia de críticas a raíz de unas declaraciones en las que, con humor y su habitual mente abierta, aseguraba ser "un hombre gay, pero sin llegar a lo físico".

Esta afirmación la realizó en una mesa redonda en el Teatro Nacional de Inglaterra sobre la obra Angels in America, donde Garfield interpreta a a un joven homosexual que ha contraído el virus del SIDA.

"En mi único tiempo libre fuera de los ensayos, cada domingo, vienen ocho amigos a mi casa y lo único que hacemos es ver Ru", dijo el actor, en claro tono de broma, haciendo referencia al exitoso programa RuPaul's Drag Race.

"Esta es mi vida fuera de la obra. Soy un hombre gay, sólo que sin el acto físico. Eso es todo", explicó, tratando de revelar cómo se prepara el papel y logra meterse en el personaje. Sin embargo, muchos creen que esta forma de expresarlo fue una frivolidad y las críticas no se hicieron esperar. Las iras se desataron en Twitter contra el actor que dio vida al penúltimo Spider-Man.

Lo incomprensible de las iras se debe a que Garfield no solo dedicó su trabajo a sus amigos gays sino que no tuvo problema en confesar que no cierra las puertas a que algún día pueda estar con un hombre. "Según sé, no soy un hombre gay. Tal vez tendré un despertar más tarde en mi vida, que estoy seguro de que será maravilloso y podré explorar esa parte del jardín de mi vida, pero ahora mismo me limito a mi área, que es maravillosa también", dijo.

Sin embargo, esta negación y reafirmación heterosexual tampoco gustó después de decir que era gay. ¿Son justas o injustas estas críticas?