No hubo declaraciones inmediatas sobre el propósito del viaje, aunque la explicación más probable es que se reunirá con Aung Kyi, un alto cargo de la junta militar gobernante designado como intermediario tras las protestas de septiembre en favor de la democracia.

'Se supone que se van a reunir todas las semanas', dijo a Reuters un diplomático occidental que pidió no ser identificado.

De ser así, esta sería la tercera reunión desde el nombramiento de Aung Kyi en agosto como resultado de las críticas mundiales a la ofensiva militar, en la que según la Junta murieron 15 personas. Sin embargo, los diplomáticos occidentales afirman que la cifra es mucho mayor.

Suu Kyi, que ha pasado 12 de los últimos 18 años bajo arresto domiciliario, declaró que se sentía 'optimista' tras dos reuniones previas con Aung Kyi, y que estaba lista para trabajar con la junta para establecer unas negociaciones adecuadas.