Vigilancia en Londres
Un policía vigila delante de la mezquita de Finsbury Park en el norte de Londres. Nicolas Asfouri / EFE

Arabia Saudí es el principal promotor extranjero del radicalismo islámico en el Reino Unido, según un informe divulgado este miércoles por la Sociedad Henry Jackson, que pide una amplia investigación sobre la influencia de ese país.

Hay un vínculo entre organizaciones islámicas con fondos extranjero, predicadores del odio y grupos yihadistas Ese grupo de pensamiento (think tank), especializado en relaciones internacionales y con sede en Londres, señala que hay un "claro y creciente vínculo" entre las organizaciones islámicas que reciben fondos del extranjero, los predicadores que fomentan el odio y los grupos yihadistas que apoyan la violencia.

Esta organización -cuyo informe lleva el titular de "Extremismo islámico en el Reino Unido financiado del extranjero- pide una pesquisa pública sobre la influencia de Arabia Saudí y otros países del Golfo, pero la embajada saudí en la capital británica ha calificado las afirmaciones contenidas en el documento de "totalmente falsas", informa la cadena BBC.

En el año 2015, el entonces primer ministro británico, el conservador David Cameron, ordenó un informe sobre la existencia y la influencia de las organizaciones yihadistas, pero aún no ha quedado completado.

Relación estrecha

El Reino Unido tiene desde hace décadas una relación estrecha con Arabia Saudí, con el que mantiene importantes vínculos económicos, diplomáticos y de seguridad.

De acuerdo con el informe de la citada sociedad, varios países del Golfo suministran apoyo financiero a mezquitas e instituciones educativas islámicas, que han recibido a predicadores extranjeros.

De los países del Golfo, Arabia Saudí figura como primero de la lista, dice el documento, que relaciona a individuos y fundaciones con la exportación de "ideología fanática del wahabismo" -la corriente político-religiosa musulmana del sunismo-.

Acusaciones "sin fundamento"

Sin embargo, la embajada saudí señaló que las acusaciones de que Arabia Saudí ha estado detrás del radicalismo de "un pequeño número de individuos no tiene fundamento y le falta evidencia creíble".

La legación diplomática indicó en un comunicado que Arabia Saudí ha sido víctima de varios ataques de la red terrorista Al Qaeda y grupo Estado Islámico (EI).

No vamos a descansar hasta que estos desviados y sus organizaciones sean destruidos "No condonamos ni condonaremos las acciones o la ideología del extremismo violento y no vamos a descansar hasta que estos desviados y sus organizaciones sean destruidos", añade.

La primera ministra británica, Theresa May, ha defendido en el pasado que los vínculos entre Londres y Riad son importantes para la seguridad y el comercio del Reino Unido.

En los últimos meses, el Reino Unido ha sufrido varios ataques terroristas de extremistas, como el perpetrado ante el Parlamento británico, el del estadio del Manchester Arena y el del Puente de Londres.