Tiroteo en una favela de Río
Amigos y familiares asisten en Río de Janeiro al funeral de dos mujeres, madre e hija, que murieron alcanzadas por balas perdidas durante un tiroteo entre policías y traficantes en la favela carioca de Mangueira. ANTONIO LACERDA / EFE

Una niña de once años murió este martes por una bala perdida durante un tiroteo entre policías y supuestos traficantes que tuvo lugar en el complejo de favelas de Lins de Vasconcelos, en el norte de Río de Janeiro, informaron fuentes oficiales.

La menor, identificada como Vanessa dos Santos, se encontraba en casa tras volver de la escuela cuando recibió un tiro en la cabeza en medio de un enfrentamiento entre agentes y criminales, según señaló la estatal Agencia Brasil.

La víctima, según la versión de la Policía Militar, resultó herida durante el tiroteo y fue conducida por las autoridades a un hospital de la zona, donde falleció.

Durante el tiroteo también fue herido en el hombro un subcomandante de la Unidad de Policía Pacificadora (UPP), cuya vida no corre peligro.

Al trágico suceso, que agrava todavía más la crisis de violencia en la que está inmersa la capital fluminense, le sucedieron incidentes en el mismo barrio con quema de neumáticos y barricadas que complicaron el tránsito en algunas calles.

Más de 70 personas han muerto por balas perdidas desde enero en Río de Janeiro, donde se registra una media de 15 tiroteos diarios.

El viernes pasado fallecieron en circunstancias similares dos mujeres, durante otro tiroteo entre policías y traficantes en la favela carioca de Mangueira.

Marlene Maria da Conceição, de 76 años, recibió varios impactos mortales cuando se dirigía a su trabajo, y su hija, Ana Cristina da Conceição, de 42 años, fue alcanzaba por las balas mientras intentaba socorrerla.