Las empresas españolas dedicadas a la producción de jamón ibérico y carne de cerdo tendrán una gran oportunidad de negocio con un nuevo mercado de 1.600 millones de clientes: 1.300 en China y 300 en EE UU.

España y China firmaron ayer un acuerdo que permitirá la exportación de este tipo de carne al país asiático, el mayor mercado del mundo. El acuerdo, que llega tras cuatro años de negociaciones, podría suponer un crecimiento del sector porcino español del 30%, según el Ministerio de Agricultura.

En principio, el acuerdo contempla la exportación de carne fresca y congelada, así como jamón ibérico. No entran el serrano ni otros embutidos porque no tienen una curación de al menos 300 días, condición que sólo cumple el ibérico, aunque su aceptación en China es todavía muy baja, según el secretario de Estado de Comercio, Pedro Mejía. Por el momento ya hay noventa empresas españolas interesadas en vender carne de cerdo y jamón ibérico en el país asiático, según el Ministerio de Agricultura.

España exportó en 2006 un total de 152.598 toneladas de porcino, el 7,38% de todas las exportaciones de la UE. China es el principal productor mundial de carne de porcino, aunque no puede satisfacer la demanda de su mercado interior.

Exportaciones a EE UU

Por otra parte, la aduana de Nueva York recibió ayer los primeros jamones ibéricos exportados legalmente a EE UU, 300 piezas de la firma salmantina Embutidos Fermín, la única que cumple los requisitos para hacerlo. Se abría así la puerta para otros 300 millones de consumidores.

El final de la peste porcina

Bruselas levantó a finales de julio de 2002 las restricciones que aún se aplicaban a las exportaciones de cerdos españoles para evitar la propagación de la peste porcina clásica. Esta enfermedad provocó que 22 países cerraran sus fronteras a los productos derivados del porcino español. Desde entonces las exportaciones se han recuperado. Tras levantarse en 2003 la cuarentena en Japón, el jamón español ha pasado de tener una cuota del 26% al 86% de las importaciones.