Marine Le Pen y Jean-Marie Le Pen
Marine Le Pen, junto a su padre y fundador del Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen. GTRES

El fundador y presidente de honor del ultraderechista Frente Nacional (FN) francés, Jean-Marie Le Pen, pidió este martes la dimisión de su hija y actual líder del partido, Marine, y de la Ejecutiva de esa formación, tras sus resultados en las elecciones presidenciales y legislativas francesas.

Los que me excluyeron deben extraer las conclusiones de sus fracasos "Los que me excluyeron deben extraer las conclusiones de sus fracasos", dijo a la prensa tras ver vetada su entrada a la reunión del buró político que el FN celebra esta mañana en su sede en Nanterre, a las afueras de París.

En las presidenciales de abril y mayo, Marine Le Pen fue eliminada en la segunda ronda por el socioliberal Emmanuel Macron, y en las legislativas el partido pasó este pasado domingo de dos a ocho diputados, pero se quedó lejos de los 15 necesarios para formar grupo parlamentario.

"Nadie es irreemplazable", añadió el patriarca del clan Le Pen, que al llegar a Nanterre se encontró con que habían puesto cadenas en la valla para evitar que entrara.

Vetado

Los dirigentes de la formación le habían alertado en los últimos días de que no iba a poder pasar, pero Jean-Marie Le Pen, que hoy cumple 89 años de edad, había asegurado que iba a presentarse igualmente.

El político extremista fue apartado del partido el 20 de agosto de 2015 por sus comentarios antisemitas y negacionistas, pero en noviembre de 2016 la justicia mantuvo su cargo como presidente de honor y obligó a la dirección del FN a convocarle a todas las instancias de la agrupación.

Marine solo quiere cortesanos. Le horroriza el debate "El partido no respeta los estatutos. (...) Marine solo quiere cortesanos. Le horroriza el debate", añadió este amrtes el patriarca, que dijo que el único contacto que mantiene en la actualidad con su hija es el que se produce a través de los medios de comunicación.

Su expulsión del partido fue un "fallo capital que les condenó al fracaso en las elecciones", concluyó Jean-Marie Le Pen, que lamentó los actuales desencuentros que mantiene con el FN, que en su opinión "es la única pequeña posibilidad que le queda a Francia para librarse del desastre".