Los hasta ahora 16 detenidos en la supuesta trama de corrupción de funcionarios del Ayuntamiento de Madrid también cobraban por retrasar expedientes sancionadores, según cuenta hoy El País. Por agilizar el trámite de las licencias, sobre todo locales de ocio, los acusados pedían entre 6.000 y 30.000 euros. Así, un permiso de funcionamiento que debía expedirse en 18 meses se podía conseguir en 40 días.

En la operación, bautizada como 'Guateque', se pincharon al menos diez líneas de teléfono para seguir los pasos de la red. La investigación se abrió gracias a la denuncia de un particular. "Si no me das un kilo esta licencia no la tendrás nunca", le decían los funcionarios a los comerciantes interesados en abrir locales, según El País.

"Si no me das un kilo esta licencia no la tendrás nunca".

La red se apoyaba en unos cuatro despachos en los que trabajaban abogados, arquitectos, funcionarios en excedencia o los hijos de éstos. Por lo general, según El Mundo, el interesado entraba en contacto con estos despachos a través de un funcionario que le explicaba las condiciones del trato para agilizar su trámite.

Por otra parte, según la información que recoge lavanguardia.es citando fuentes de la investigación, el número de los detenidos se podría incrementar notablemente puesto que 187 personas están siendo investigadas. La operación sigue abierta y no se descartan más detenciones.

En declaraciones en los pasillos del Congreso, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que no podía precisar más sobre quiénes son los investigados y se remitió a la información que facilitará la Guardia Civil cuando avancen las investigaciones, aunque "va a tardar tiempo", advirtió.

La Asociación de Víctimas de Expropiación y Usurpaciones Patrimoniales Inmobiliarias aseguró ayer que desde 2002 viene denunciando la supuesta trama de funcionarios de Urbanismo del Ayuntamiento de Madrid por cobrar comisiones para agilizar los trámites administrativos.