El hombre que agredió el pasado martes con un martillo a un policía en la explanada de Notre Dame de París, y que resultó herido cuando un compañero del agente le disparó para neutralizarle, ha sido puesto este miércoles bajo arresto hospitalario, según han informado los medios franceses.

Su detención puede prolongarse las 96 horas que contempla la ley antes de la presentación ante un magistrado instructor con vistas a una eventual inculpación.

El portavoz del Gobierno,  Christophe Castaner, ha indicado este miércoles que, según los primeros elementos de la investigación, el hombre actuó solo y no había dado signos de radicalización.

Identificado como Farid Ikken, es un argelino nacido en enero de 1977 que llegó a Francia en marzo de 2014 y está casado con una mujer de nacionalidad sueca.

Domiciliado en Cergy-Pontoise, en el noroeste de París, no estaba fichado por los servicios policiales y no tiene historial judicial, según la cadena LCI.

La policía francesa halló en su domicilio un vídeo en el que el agresor proclamaba su pertenencia al grupo yihadista Estado Islámico (EI) y reivindicaba sus futuras acciones.