Despedida de soltero
Un grupo de amigos celebra una despedida de soltero. Javi Sánchez de la viña / FLICKR

El Ayuntamiento de Granada ha potenciado una patrulla policial específica para controlar las despedidas de soltero en la ciudad, con agentes que de viernes a domingo persiguen los cánticos o el consumo de alcohol en la vía pública y que el año pasado formalizaron casi sesenta sanciones.

El portavoz de la Policía Local de Granada, Jacinto Sánchez, ha explicado que la designación de patrullas policiales para controlar las molestias relacionadas con las despedidas de soltero se materializó el año pasado, aunque su funcionamiento se modificó el pasado abril, con la temporada alta de estas celebraciones, para evitar quejas vecinales y de los hosteleros.

Ante la ausencia de una normativa específica para regular las despedidas, los agentes aplican otras normas como la Ordenanza de la Convivencia, la de la limpieza o el código de circulación aplicado al uso de burros.

Durante 2016, antes de potenciar esta patrulla especial, la Policía Local formalizó 57 sanciones, la mayoría por consumir alcohol en la calle, por ruido y por actos vandálicos.

Desde que en abril se inauguró la temporada alta de despedidas, los agentes han formalizado ocho sanciones, seis de ellas por consumir alcohol en la vía pública.

Sánchez ha explicado que esta patrulla policial especial se activa de viernes a domingos y actúa en la zona centro, en calles como Navas, San Matías, Ganivet o Elvira y sus bocacalles, y se traslada por las noches a Pedro Antonio de Alarcón, las zonas más concurridas por los jóvenes que eligen Granada para festejar el final de la soltería.

Desde 2007, esta capital andaluza se ha convertido en referente para celebrar despedidas de soltero y con el buen tiempo de los últimos fines de semana, Granada se ha llenado de grupos de amigos cuyo comportamiento no es siempre lo "decoroso" que debería.

Las patrullas buscan, con un tono dialogante, redirigir el comportamiento de los participantes en las despedidas

La música o los cánticos, los disfraces obscenos o el excesivo consumo de alcohol han provocado que algunos establecimientos del centro de Granada ya anuncien en sus puertas que no atienden a despedidas de soltero, medidas para evitar la mala imagen de este tipo de turismo.

Según la Policía Local, las patrullas buscan con un tono dialogante y conciliador redirigir el comportamiento de los participantes de las despedidas, en la mayoría de las ocasiones jóvenes de otras ciudades que desconocen las normativas locales.

"Primero se les explica que no pueden hacer esto o aquello y si se mantienen ciertas actitudes, se sanciona", ha detallado Sánchez.

Controlan además que no se griten cánticos ni se utilicen megáfonos o silbatos, la limpieza de las calles o que no se recurra a la práctica de decir adiós a la soltería sobre un burro por el centro de la ciudad con consumo de alcohol.

Consulta aquí más noticias de Granada.