En los dos últimos años, las agresiones a los trabajadores de Osakidetza han descendido considerablemente. De las 180 que se produjeron en 2005, se bajó a 158 el año pasado y a 124 este mismo año. Sin embargo, aún se producen muchas, por lo que la dirección de Osakidetza ha decidido renovar y ampliar su Protocolo de actuación sobre violencia en el trabajo, creado en 2003.

Así, a partir de ahora, todos los trabajadores que sean objeto de alguna agresión recibirán asistencia jurídica e incluso serán acompañados a los tribunales. "El objetivo es mostrar la cercanía y protección de Osakidetza a los trabajadores, asesorarles legalmente y acompañarles, para evitar las situaciones de desprotección o desamparo de las víctimas", señaló Gloria Quesada, directora general del Servicio Vasco de Salud.

Además, en el protocolo se incluyen un conjunto de previsiones dirigidas a obtener un mayor conocimiento de los casos de agresión, "con el fin de adoptar las medidas más eficaces para prevenirlas y evitarlas".

Cabe recordar que el pasado mes de septiembre, el Consejo de Médicos de Euskadi y la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco firmaron un acuerdo por el que la agresión a un médico se consideraría un atentado contra funcionario público.