Uno en Bulnes y otro en Cabrales. Agentes del Ministerio de Medio Ambiente mataron recientemente un lobo cerca de Bulnes (Asturias), en el corazón del Parque Nacional de Picos de Europa, probablemente el último ejemplar que quedaba en el sector asturiano. En realidad había dos, pero el otro, una hembra, fue abatida por los técnicos el 29 de mayo en Cabrales: estaba preñada y a punto de parir cinco cachorros.