Tras la parodia que la serie Los Simpson hizo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para repasar sus cien primeros días de gobierno, ahora, cuando se cumplen 125 han querido hacerle una nueva crítica mordaz.

En un adelanto del episodio puede verse la Casa Blanca al estilo de casa abandonada, con rayos y truenos sonando en medio de la noche. Una vez dentro puede verse a Steve Bannon, jefe de estrategia del presidente, Kellyanne Conway, asesora presidencial y Reince Preibus, jefe de gabinete de la Casa Blanca, colgando de una soga, como ya pasara con el secretario de prensa Sean Spicer, que se ahorcó para dejar de sufrir a Trump en la anterior parodia.

Poco después se ve al vicepresidente Pence borrando el "vice" de su cargo con disumulo. Y de ahí la acción pasa a dormitorio de Trump. Allí está el exdirector del FBI James Comey, responsable de la investigación que trataba de esclarecer los lazos de Trump con Rusia.

Recientemente se supo que Trump podría guardar grabaciones que comprometerían la carrera del exdirector del FBI y de eso hablan ambos en el dormitorio. "Si usted me da todas sus notas yo borraré las cintas. Quiero decir, ¡no hay cintas, no hay cintas!", se contradice Trump.

En un momento dado aparece el fantasma de Richard Nixon (que tuvo que dimitir por las grabaciones del Watergate) y además de decirle que es el 44 mejor presidente (Trump es el número 45, por lo que es un piropo envenenado) le da un consejo a Trump: "Si tienes cintas... ¡quémalas!".

Después de eso Trump le pide al exdirector que le abrace, porque "lleva tres meses sin tocar a Melania". Y cuando Trump le pide un consejo sobre su relación, James Comey le dice, "¿quizá empezar a salir con gente más honesta que tú?", a lo que Trump reacciona pidiendo otro abrazo a Nixon.