Ley Marcial en Filipinas.
Varios policías vigilan un centro en el sur de Filipinas tras la declaración de la Ley Marcial por amenaza terrorista. EFE

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, anunció este martes la entrada en vigor de la Ley Marcial en la isla sureña de Mindanao tras una nueva ofensiva armada del Grupo Maute, una de las bandas yihadistas que operan en la región.

El mandatario filipino, que ya había amenazado con tomar esta medida extrema, realizó el anuncio desde Moscú, donde se encuentra de visita, a través de un mensaje televisado de su portavoz, Ernesto Abella.

"El presidente ha declarado la Ley Marcial en toda la isla de Mindanao", aseguró el portavoz, que justificó la medida en "la existencia de rebelión" en esta conflictiva isla donde parte de la población es musulmana.

El Grupo Maute, una organización afín al Estado Islámico (EI), llevó a cabo un ataque durante la tarde del martes en la ciudad de Marawi, en la región autónoma suroccidental del Mindanao Musulmán, que provocó un enfrentamiento con las Fuerzas Armadas en el que murieron al menos tres soldados y varios resultaron heridos.

Los yihadistas han ocupado un hospital y el ayuntamiento de Marawi, además de quemar iglesias, un centro educativo y una prisión, mientras decenas de encapuchados recorrieron las calles de la ciudad a bordo de vehículos portando banderas negras del EI, según imágenes divulgadas por vecinos.

Este incidente, que sigue a otros muchos en los últimos meses protagonizados por el Grupo Maute y otras bandas terroristas como Abu Sayyaf, ha sido la gota que ha colmado el vaso para Duterte, conocido por su carácter impulsivo y su mano dura.

El portavoz de Presidencia aseguró que la Ley Marcial se prolongará por un máximo de 60 días, tal y como contempla la Constitución filipina, que reserva esta medida como recurso para prevenir o reprimir actos de violencia, invasión o rebelión.

El sur de Filipinas es escenario de un viejo conflicto separatista islámico que ha causado en las últimas cuatro décadas entre 100.000 y 150.000 muertos

Abella afirmó que el presidente "confía plenamente" en las fuerzas de seguridad y pidió a los habitantes de Mindanao "tomar precauciones, cooperar con las autoridades y permanecer en calma" mientras se mantenga el estado de excepción.

Ha sorprendido que el presidente haya declarado la ley marcial en toda la isla de Mindanao, ya que anteriormente había amenazado con aplicarla a las zonas de Basilan y Joló, principales bastiones de los terroristas islámicos al oeste de la isla.
En la zona operan otros grupos yihadistas, incluido Abu Sayyaf, también seguidor del EI, que ha decapitado a varios rehenes y mantiene secuestradas a una treintena de personas de diversas nacionalidades.

Maute es una organización armada musulmana con base en Lanao del Sur que apareció en el panorama nacional en 2012 con el nombre de Khilafah Islamiyah Movement (KIM) y dos años después adoptó el de "EI-Ranao" para señalar su afiliación al Estado Islámico.

Está controlada en la actualidad por los hermanos Omar y Abdulá Maute Romato, que estudiaron en Egipto y Jordania, respectivamente, según el Institute for Policy Analyisis of Conflict, aunque existen rumores de que el primero podría haber muerto hace un año en un enfrentamiento con el Ejército.

El sur de Filipinas es escenario de un viejo conflicto separatista islámico que ha causado en las últimas cuatro décadas entre 100.000 y 150.000 muertos y ha paralizado el desarrollo de una región rica en recursos naturales.

Un policía muerto

Durante los enfrentamientos, un policía ha muerto y cinco soldados han resultado heridos. El jefe del Estado Mayor del Ejército, general Eduardo Ano, ha indicado que el choque se ha producido cuando policías y soldados han registrado una casa este martes por la tarde en la que se creía que estaba escondido Isnilon Hapilon, el líder del grupo islamista.