El presidente de CEOE, Juan Rosell
El presidente de CEOE, Juan Rosell EUROPA PRESS

 La CEOE renuncia a seguir pidiendo al Gobierno que lleve a cabo una rebaja de las cotizaciones sociales, algo que, si bien supone un "impuesto al empleo", reconoce que es incompatible con el actual déficit en la Seguridad Social.

En una entrevista publicada en Cinco Días, el presidente de la patronal, Juan Rosell, ha asegurado que "no vamos a perder el tiempo" en pedir una reducción de las cotizaciones sociales, porque son "cosas que van a ser imposibles" ya que "tenemos un déficit en la Seguridad Social" y "hay que pagar las pensiones".

Sin embargo, ha confiado en que el incremento de ingresos de la Seguridad Social no venga de la mano de un aumento de las cotizaciones, porque "sería muy dañino para el empleo", y ha apostado más por "reformar en serio y a fondo" las pensiones de viudedad, ya que la solución de financiarlas con impuestos "es engañarnos".

Respecto al pacto salarial que negocian con los sindicatos, Rosell ha insistido en que "se va a firmar, queda muy poco", ha recordado que la patronal ha incrementado su oferta y los sindicatos no se han movido, y ha señalado que ve difícil aceptar la cláusula de garantía salarial que piden UGT y CCOO.

Rosell, que cumplirá ocho años al frente de la CEOE a finales de 2018, ha descartado modificar los estatutos para poder optar a la reelección y se ha mostrado partidario de que en los casos de corrupción haya penalizaciones para las empresas que corrompen, para que hacerlo "mucho o poco no salga gratis"