Salvador Sobral ya era famoso entre los eurofans antes del arranque del Festival de Eurovisión 2017. No lo era sólo por su tema, Amar pelos dois, una canción totalmente diferente a los cánones del certamen, ni por su aspecto desaliñado, su tímida puesta en escena o sus gestos emocionados al cantar. Lo era también por su salud: está a la espera de un trasplante de corazón debido a una cardiopatía que pone en riesgo su vida.

En riesgo también estaba, de hecho, su participación en el certamen. Poco antes, fue operado de dos hernias. Lleva siempre ropa muy holgada porque debe llevar con él un aparato con baterías que hace las veces de marcapasos. Esta historia y su apariencia de fragilidad en el escenario sin duda contribuyeron a ponerlo en la lista de favoritos y superar poco antes de la final al italiano Francesco Gabbani en las apuestas.

Su canción es Amar pelos dois, una balada compuesta por su hermana Luisa, que le ha acompañado en todo momento en Kiev y que incluso cantó junto a él en el escenario del Centro de Convenciones de la capital ucraniana cuando este lisboeta de 27 años acababa de recoger el premio. La canción, en los antípodas del típico tema eurovisivo, es un reflejo de su perfil: al llegara Kiev, Sobral admitió que no había visto nunca el festival y que, pese a tener tele en casa, nunca la encendía. Si llegó a Kiev es porque fue su novia la que le inscribió en el proceso para participar.

Salvador Sobral, hincha del Benfica (que casualmente, mientras él ganaba Eurovisión se alzaba con el título de Liga portuguesa), es además un artista muy vinculado a España. Cursó estudios de psicología en Palma de Mallorca merced a una beca Erasmus. Fue allí donde empezó a aparcar los estudios para cantar en pequeños locales de la isla y ganar algún dinero. Después, se trasladó a Barcelona para estudiar en una academia de música y profundizar en sus conocimientos sobre jazz, con Chet Baker, Ray Charles y Rui Veloso como sus referentes.

Su amor a España se puede demostrar fácilmente: en YouTube circula una grabación del propio Sobral tocando Amar pelos dois, pero en versión flamenca: