El número de rumanos y búlgaros se triplica en Ávila
El 66 por ciento de los ciudadanos comunitarios en Ávila son Rumanos. EFE

Ávila se ha convertido en la cuarta ciudad de España en la que más ha aumentado porcentualmente el número de ciudadanos rumanos y búlgaros en los primeros seis meses del año, sólo por detrás de las ciudades castellanomanchegas de Cuenca, Toledo y Guadalajara, datos que se explican por la entrada de sus dos países de origen en la Unión Europea, con las ventajas que eso conlleva.

El incremento de rumanos y búlgaros se sitúa en un 189, 92 por ciento; pero, en conjunto, en Ávila el número de inmigrantes con residencia legal ha pasado en sólo seis meses de 7.708 a 10.707, registrados hasta el mes de junio de 2007, un incremento del 39 por ciento.

En todo caso, el número de extranjeros comunitarios, centrados en los ciudadanos procedentes de Rumanía y Bulgaria, se ha triplicado, pasando de los 1.081 inmigrantes que había el año pasado a 3.134 registrados el 30 de julio de este año.

Datos de la inmigración rumana y búlgara en Ávila

Según los datos del Observatorio Permanente de la Inmigración, esta subida está condicionada precisamente por la incorporación de sus países de origen a la Unión Europea el pasado 1 de enero, lo que ha permitido la libre entrada de ciudadanos de ambos países en el territorio continental.

Los ciudadanos rumanos y búlgaros de Ávila muestran más interés por los trámites para solicitar residencia que las cuestiones laborales

De los 3.887 ciudadanos comunitarios con residencia legal en Ávila, casi un 66 por ciento procede de Rumanía, mientras que la segunda comunidad más numerosa es la de los búlgaros, que cuentan con un total de 709 ciudadanos. A estos les siguen, por orden de representantes, los polacos y los portugueses, con una presencia muy inferior de 189 y 148, respectivamente.

Además, según datos del Departamento de Inmigración del sindicato Comisiones Obreras, "los inmigrantes que han venido han mostrado más interés por conocer los trámites para solicitar la residencia en España que por cuestiones estrictamente laborales".

Asociaciones en la capital

En Ávila hay varias asociaciones que atienden a las necesidades de ciudadanos rumanos y búlgaros que residen aquí, como es el caso de las asociaciones Eminescu y Transilvania, conformadas por ciudadanos originarios de ambos países y que realizan todo tipo de actividades y trámites para una mejor integración en la sociedad abulense.

Entre los inmigrantes de esta procedencia en Ávila, según señala Verónica Simona, presidenta de la Asociación Sociocultural Transilvania, "la mujeres están trabajando en su mayoría como empleadas del hogar y en la hostelería, y los hombres en la construcción", aunque destacan el "peligro del paro en Ávila", ya que "existen muchas dificultades", derivadas en muchos casos de de los abusos de algunos empresarios.

En Ávila existen dos asociaciones, Eminescu y Transilvania, que trabajan por una buena integración de sus compatriotas en la sociedad abulense

Pese a todo, Simona destacó que "los abulenses nos han acogido muy bien, son cálidos y agradables y nos hacen sentirnos como si estuviéramos en casa, lo cual es muy importante, porque no sucede igual en otros países".

Su principal objetivo es una buena integración de sus compatriotas en la sociedad abulense, algo que tienen claro que sólo puede hacerse "si se respetan las leyes y las costumbres del país", aseguró, pero "somos gente de bien que nos hemos adaptado a las costumbres españolas y estamos bien aquí", concluyó". De momento, sólo se dedican a informar sobre sus derechos a los que llegan; pero entre sus planes de futuro está celebrar el Día Nacional de Rumanía en la capital abulense y comenzar a impartir clases de español.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ÁVILA