La joven hispanoargentina María Jimena Rico, que fue retenida en Estambul tras ser localizada después de estar desaparecida junto a su novia egipcia, Shaza Ismail, ha pasado su primera noche en Torrox (Málaga), donde reside su familia, y según esta, se encuentra "aturdida y muy afectada".

La pareja llegó sobre las 1.45 horas a Torrox, tras un viaje de más de diez horas en coche desde Barcelona, adonde ambas jóvenes fueron deportadas en la noche del pasado viernes procedentes de Turquía.

María del Valle Rico, hermana de Jimena, ha explicado que la entrada al domicilio fue "muy emocionante" y que la primera en abrazarla fue su hija —sobrina de la joven—, "que no la soltaba, hasta el punto que tuvimos que decirle que dejase a su tía para que pudiera abrazar a su madre".

Ha calificado el encuentro entre su hermana y su madre de "indescriptible, porque la sensación que tenían era que no podían creerse que se estaban dando ese abrazo después de todo lo que ha pasado".

Ha indicado que intentaron que ambas jóvenes comiesen algo, pero "no podían, puesto que tenían el estómago cerrado".

Asimismo, ha detallado que durante el viaje hasta Torrox, tuvieron que hacer una parada en un centro sanitario porque Jimena había sufrido una crisis de ansiedad.

María del Valle ha afirmado que durante las primeras horas de estancia en su casa, no han querido sacarle mucho el tema de su huida desde Dubái junto a su novia y su retención en Turquía. "Intentamos distraer su mente y que fuera consciente de que ya pasó todo y que estaba aquí con nosotros", ha añadido la hermana, que ha precisado que pasaron la noche en compañía de amigos, "se han acostado muy tarde y continúan descansando".

Ha manifestado que su hermana necesita descansar, ya que "no está bien física y psicológicamente", y que cuando lo haga, como ella mismo afirmó a los medios a su llegada a Torrox, ofrecerá una rueda de prensa, "pero ahora mismo no está en condiciones de volver a reproducir lo que ha vivido".