Según informa en una nota la Policía Nacional, los hechos comenzaron hace algo más de un año, con el acoso que el detenido ejercía mediante mensajes de carácter obsceno a través de una red de mensajería de móvil a una de las mujeres, la madre, que solo conocía a este individuo por ser amigo de su hijo.

La mujer no interpuso denuncia hasta que tuvo conocimiento de que los mensajes de acoso se extendieron a su hija, la cual los recibía por una red social, aunque también llegó a acecharla y a personarse en su puesto de trabajo hasta en tres ocasiones, viéndose obligada a dar aviso al 091 para requerir la presencia policial en dos ocasiones en las que el acoso subió a un tono más insultante.

A la correspondiente denuncia aportaron como prueba unos 18 folios conteniendo los mensajes en los que se ve reflejado el continuo acoso al que las sometió a través de las redes de mensajería y social.

Ante tales hechos, los policías de la Unidad de Familia y Atención a la Mujer (UFAM) de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Granada se hicieron cargo de la investigación, y una vez identificado al presunto autor y tras una serie de comprobaciones, reunieron pruebas suficientes para detenerlo.

El hombre, al que no le constaban denuncias por hechos similares, fue puesto a disposición de la autoridad judicial por estos hechos.

Consulta aquí más noticias de Granada.