Un padre y su hija, en el carrito
Un padre y su hija, en el carrito JORGE PARÍS

La ampliación del permiso de paternidad de dos semanas a un mes ha supuesto un alza de un 6,39% en el número de padres que lo solicitan y ha reducido la brecha existente entre los permisos de maternidad y paternidad, según los datos hechos públicos este jueves por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Si en el primer trimestre de 2016 solicitaron el permiso de paternidad, todavía de 15 días, 59.549 hombres, este año, con el mes de permiso en vigor, han sido 63.354 (+3.805). En ese tiempo y en el caso de las mujeres, las solicitudes del permiso de maternidad subieron un 0,91%, de 66.537 a 67.145 (+608).

En España, las madres trabajadoras tienen derecho a un permiso de maternidad remunerado de 112 días de duración (16 semanas). El permiso de los padres (paternidad) está fijado en un mes. Además, la madre puede ceder al padre alguna de las diez últimas semanas de su permiso, renunciando ella.

Ha supuesto un incremento del gasto de un 63% respecto al mismo periodo del año anterior El nuevo permiso de paternidad de un mes, que ha tardado seis años en aplicarse desde que se aprobara y han estrenado los padres este 2017, es independiente del de la madre, se debe tomar de forma ininterrumpida y es compatible con el permiso de maternidad cedido por ésta. Su implantación ha supuesto un incremento del gasto de esta partida un 63% respecto al mismo periodo del año anterior.

La medida, sin embargo, ha reducido un 5,96% el número de los escasos padres que comparten algunas semanas del permiso de maternidad, que ha pasado de 1.359 hombres en el primer trimestre de 2016 a 1.278 en el primer trimestre de 2017.

Teresa Jurado, socióloga y portavoz de la plataforma defensora de los permisos iguales e intransferibles, PPiiNA, cree que el aumento de la demanda del permiso de paternidad significa que los padres "están más animados por la situación económica o social y no sienten tantas presiones para no disfrutar de su derecho".

Jurado considera que con la reciente ampliación de 15 días a un mes, "el Gobierno realza la importancia del permiso de paternidad. Lanza una señal simbólica que reciben los directivos de las empresas, los departamentos de recursos humanos y los propios padres".

Sin embargo, la PPiiNA sigue considerando "insuficiente" el plazo de 4 semanas y demanda permisos iguales, intransferibles y pagados al 100% para ambos progenitores. "Este permiso es insuficiente porque se sigue diciendo al empleador que una madre se va a ausentar más de su trabajo. Si queremos las mismas oportunidades laborales para hombres y para mujeres esto supone una desigualdad legal. Más si cabe, cuando ya en dos tercios de las parejas de doble ingreso la sustentadora principal es ella. No se entiende que si ellas trabajan más, los papás no se impliquen por igual en la crianza".

Los estudios sociológicos sobre qué hombres no cogen permisos de paternidad revelan que en España estos los disfrutan la mayoría de los padres "salvo los trabajadores muy precarios o los directivos. Los primeros porque sienten amenazado su empleo, los segundos porque se sienten imprescindibles", resume Jurado, que solicit al Ministerio que informe de cuántos días de permiso se cogen los padres, dato que no aporta la administración.

Gerado Meil, catedrático en sociología familiar, considera que el incremento del gasto (63%) en permisos de paternidad permite inferir que no todos los padres que cogen el permiso de paternidad aprovechan las cuatro semanas íntegras, "porque si no el gasto se tendría no solo que haber doblado, tendría que haberse dado un incremento del ciento y pico por ciento". Aun así considera positivo el incremento en el número de padres que accede al permiso y lo vincula a su ampliación y a la mejora del mercado laboral.

Precisamente el miércoles, Bruselas pidió políticas nacionales en la UE que favorezcan todavía más la conciliación familiar mediante permisos retribuidos e intransferibles de cuatro meses de duración a disposición de padres y madres hasta que los menores cumplan 12 años.

Isabel y Daniel, padres de Tomás, nacido el 6 de marzo

Daniel e Isabel fueron padres por primera vez el pasado 6 de marzo. Daniel es uno de los 63.354 primeros padres que disfrutan de permisos de paternidad de cuatro semanas de duración. Pese a que no puede comparar con un permiso más reducido este pamplonés cree que "tener un mes de paternidad es algo necesario". Para él, al menos, ha supuesto "poder disfrutar del momento con más intensidad", "poder colaborar en muchas tareas y, sobre todo, disfrutar del bebé en familia sin preocupaciones de trabajo".

Isabel, la madre del pequeño Tomás, no sabe cómo se apañaban antes los padres con el permiso de 15 días y mucho menos con el de dos días. "Hasta un par de días antes de finalizar el permiso de cuatro semanas no me he sentido recuperada" del parto, "y eso que, en nuestro caso, tenemos un niño que duerme bien, come bien y no tiene ningún problema de salud".

Daniel, docente de profesión, asegura que no ha sentido presiones del entorno para dejar de disfrutar de un permiso que califica de "adelanto muy importante" y de "conquista social" que facilita mucho el comienzo de la paternidad. "En el trabajo así lo he vivido, con pleno apoyo y normalidad".

Sí de ambos dependiera, de Daniel e Isabel, el permiso de paternidad se seguiría ampliando en España. "Un mes es mejor que dos semanas, pero podría ser perfectamente mayor", señala Daniel. Unos permisos más igualitarios lograrían, a su juicio, repartir "más equitativamente" las tareas, dice este padre reciente.

Más días de dedicación completa permiten "al padre ser más consciente de las necesidades de su pequeño", añade Isabel, que cree que "cuanto más se equiparen las bajas de maternidad y paternidad menor será la discriminación laboral contra la mujer "ya que tanto ellos como ellas se ausentarán de su puesto de trabajo al tener descendencia".