En este sentido, cabe recordar que la Policía Local ha precintado el Martes Santo cinco establecimientos hosteleros del entorno de la Alfalfa porque expedían bebidas alcohólicas, y en muchos casos con vasos o botellas de cristal, que eran consumidas en la vía pública sin autorización, lo que supondría un riesgo para el paso de las hermandades, según señala el Ayuntamiento, que menciona que la situación ha sido analizada en la reunión de coordinación de Semana Santa, llevándose a cabo avisos y acciones policiales ante incumplimientos de la norma detectados.

Sin embargo, en un comunicado remitido por Alcentro, se señala que los hosteleros del centro de la ciudad "vieron como sus previsiones en ventas para esta semana se perdían por las actuaciones llevadas a cabo por la Policía Local, quienes sancionaron y precintaron seis establecimientos sin previo aviso".

"Esto supondrá una importante pérdida económica para estos negocios y para los empleados contratados con motivo de la época de mayor turismo y consumo en el casco histórico de Sevilla", añade.

Afirma que los hosteleros del centro "apoyan la seguridad" de la ciudad, pero las medidas "tan estrictas desarrolladas este año, con retirada de veladores desde las 16,00 horas y el control de los clientes para que no salgan a la vía pública con bebida alcohólica, hacen que esta Semana Santa se esté convirtiendo en un suplicio". "Mientras, la venta ambulante y los bazares chinos campan a sus anchas, sin ningún tipo de control", asegura.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.