El presidente de EE UU, Donald Trump, ha apartado este miércoles del Consejo de Seguridad Nacional al jefe de estrategia de la Casa Blanca, Steve Bannon, según Bloomberg. La decisión de incluirlo, al inicio del mandato, fue muy criticada por varios congresistas.

Según anuncian varios medios de EE UU, Bannon seguirá al frente de la estrategia de la Casa Blanca, es uno de los máximos asesores y fue el encargado de la campaña presidencial del magnate. 

Su inclusión en el órgano que controla los principales secretos de Estado y donde se dirimen las estrategias geopolíticas y militares de los Estados Unidos fue muy criticada en su momento por muchos congresistas, principalmente por tratarse de una persona carente de formación militar.

La salida del polémico asesor presidencial, conocido por su racismo e islamofobia manifiesta, es una victoria que algunas alas del partido y de la oposición atribuyen al teniente general Herbert Raymond McMaster, el actual consejero de Seguridad Nacional y que llegó al cargo tras la caída en desgracia del anterior, el general Flynn, forzado a dimitir por Trump tras explotar el escándalo de sus relaciones con los rusos.

Este condecorado militar se distanció desde el primer momento de las posiciones extremas y radicales que sostienen Bannon y sus seguidores, por lo que entre ambos hombres de confianza del presidente, Bannon y McMaster, se habría desatado una guerra encubierta cuya primera batalla se ha saldado a favor del militar de carrera.

Dentro de esta reestructuración, el director de Inteligencia Nacional, Dan Coats, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Joseph Dunford, vuelven a ser "participantes regulares", ya que en un primer momento se señaló que asistirían solo "cuando se debatan temas relacionados con sus responsabilidades y su experiencia".