El acusado, con iniciales V.V.M.V., fue detenido el pasado 29 de marzo como presunto autor de un delito de falsedad documental y estafa, al haber utilizado datos de clientes y personas que acudían al establecimiento comercial en el que trabajaba.

Según han informado fuentes policiales, desde finales del año pasado se venían denunciando diversos fraudes en contratos de líneas telefónicas y en la compra, mediante financiación, de móviles de alta gama por parte de personas a los que una compañía telefónica, de la que no eran clientes, les reclamaba altas sumas de dinero.

Las gestiones llevadas a cabo por agentes de la Policía Judicial lograron averiguar que, al menos, 23 altas irregulares habían sido realizadas por el acusado durante el tiempo en que trabajó en un comercio de telefonía de Santander.

Para ello, utilizaba la documentación personal de clientes que acudían a realizar otros trámites, así como la de ciudadanos que solicitaban información sobre trámites de telefonía en el establecimiento.

De la misma forma, se comprobó que había gestionado más de un centenar de financiaciones de teléfonos sin el consentimiento de las víctimas, que nunca los recibieron y cuyo importe les era reclamado por una compañía que no era la suya.

Ante estos hechos, fue detenido el pasado 29 de marzo por un delito de falsedad documental y estafa. Tenía antecedentes y fue puesto a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.