El posponer la devolución se llevará a cabo en los términos establecidos en la resolución de 29 de marzo de la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local. El periodo de carencia de tres años para todos los vencimientos de los préstamos vinculados al Fondo de Ordenación y a todo el mecanismo de los planes de pago a proveedores, en el caso del Ayuntamiento de Jaén, totaliza un capital pendiente de algo más de 334 millones de euros, que a partir de ahora tendrán tres años de carencia y además una ampliación en el periodo de amortización de tres años más.

El concejal de Hacienda, Manuel Bonilla, ha insistido en que se trata de una medida que si bien "no es la panacea" a la falta de liquidez que atraviesa un Ayuntamiento como el de Jaén, en situación de riesgos financiero, sí "da oxígeno" puesto que el consistorio precisa "liquidez" y esto supone para las arcas municipales 75 millones de capital que no deberá devolver en los próximos tres años, aunque sí deberá hacer frente a los intereses por valor de casi 13 millones de euros durante ese mismo periodo.

Tanto el portavoz de Jaén en Común (JeC), Manuel Montejo, como la viceportavoz socialista, Mercedes Gámez, han rechazado que este medida genere liquidez y sí por el contrario contribuyen a incrementar el pago de intereses de la deuda.

"Este dinero no da liquidez", ha indicado Montejo y ha añadido que

solo supondrá "disponer de más dinero para cuadrar las cuentas, pero no será dinero que se invertirá en la ciudad", ha apuntado Montejo, al tiempo que ha señalado que la deuda "nunca se pagará" ya que solo está sirviendo para "pagar más y más intereses a los bancos" mientras que "la decadencia de esta ciudad llega ya hasta las puertas de este Ayuntamiento".

También Gámez ha subrayado que en el grupo municipal socialista "no nos parece adecuado seguir aumentando la deuda a través de intereses que solo benefician a los bancos y las grandes empresas, no los vecinos y vecinas de esta ciudad". Para Gámez, una vez más, se lleva a pleno una medida que sólo se puede calificar como "de susto o muerte", al tiempo que ha insistido en la necesidad de que el gobierno local plantee la quita de la deuda como el único punto de partida posible para empezar a ver la salida.

Por su parte, el alcalde, Javier Márquez, ha intervenido en el debate para criticar al PSOE que no apoyara la medida. "Tiene guasa la cosa, si no quieren deuda, no la generen", ha dicho Márquez y ha acusado al PSOE de haber incrementado la deuda hasta más de 500 millones durante los cuatro años que gobernaron (2007-2011).

La portavoz socialista ha apuntado que la Cuenta General del presupuesto de 2011 señalaba que era de 240 millones de euros, de los que solo 100 eran de deuda financiera. "Sólo han bastado seis años de mandato posterior de José Enrique Fernández de Moya y Javier Márquez para triplicar esta deuda hasta más de 700 millones, de la que casi 500 millones son con los bancos", ha señalado Gámez.

Por parte de los concejales adscritos, tanto Iván Martínez como Víctor Santiago han criticado lo que han denominado como una nueva "patada a la lata" ya que no se adoptan medidas de calado para resolver la situación financiera y económica del Ayuntamiento, pero han acabado votando a favor. Por su parte, la también no adscrita Salud Anguita, la ha respaldado desde el primer momento argumentando que hay que ser "realista" y "vamos a comer hoy y paso a paso nos preocuparemos por lo que vamos a hacer después"..

Consulta aquí más noticias de Jaén.