Jeroen Dijsselbloem
El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. Olivier Hoslet / EFE

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha respondido este martes en una carta a los eurodiputados que le reprocharon sus comentarios sobre los países del sur de Europa y pidieron su dimisión, en la que ha dejado claro que no pretendía "insultar a nadie" y ha asegurado que será "más cuidadoso en el futuro".

"Lamentablemente, algunas personas se ofendieron por el modo en el que me expresé. La elección de palabras es por supuesto personal, como lo es la forma en la que se recogen. Seré incluso más cuidadoso en el futuro dado que mi intención nunca es insultar a la gente", ha respondido el socialdemócrata holandés en una misiva.

La carta, dirigida a los eurodiputados españoles del PP Esteban González Pons y Gabriel Mato y difundida por el Consejo, se dio a conocer en el mismo día en que estaba previsto que Dijsselbloem compareciera ante la Eurocámara en un debate que sin embargo fue anulado a finales de la semana pasada.

El todavía ministro de Finanzas de los Países Bajos ha indicado que sus declaraciones al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung fueron relacionadas con los países del sur de Europa. "Es muy desafortunado hacer esa relación dado que no es lo que dije. Y desde luego no es lo que pretendía", ha subrayado. Las polémicas declaraciones del presidente del Eurogrupo en ese diario fueron las siguientes: "En la crisis, los países del Norte se han mostrado solidarios con los países afectados por la crisis. Como socialdemócrata, atribuyo a la solidaridad una importancia excepcional. Pero el que la solicita, tiene también obligaciones. Uno no puede gastarse todo el dinero en copas y mujeres y pedir luego que se le ayude".

Dijsselbloem ha insistido este martes, en cambio, en que sus comentarios hacían referencia a la "importancia" de "la solidaridad y reciprocidad" dentro del bloque comunitario. "Para la solidaridad entre Estados miembros, que valoro mucho, es crucial que todos mostremos compromiso y responsabilidad", ha añadido el holandés.

La carta recoge sus declaraciones al periódico alemán y agradece la misiva que le remitieron los eurodiputados el pasado 27 de marzo. En ella, se le pedía que dimitiera por sus comentarios en los que sugirió que los países del sur de la eurozona derrocharon dinero en "copas y mujeres".

"Construir una comunidad, incluida la solidaridad, viene con el compromiso de los valores comunes, consagrados en nuestros acuerdos legales. Déjenme ser absolutamente claro: esto se aplica a todos los Estados miembros de la Unión Monetaria Europea. Los marcos como el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y la Unión Bancaria son lo que mantienen a la eurozona unida y fuerte. Sobre esta base podemos construir y dar los próximos pasos juntos", señala.

Además, Dijsselbloem ha dejado claro que sigue comprometido a trabajar con los diputados y "con todos los ciudadanos europeos" para reforzar "nuestras economías y nuestra unión monetaria".

La carta del presidente del Eurogrupo llega un día después de que el Parlamento Europeo le reprochara en bloque su comportamiento y de que el presidente de la institución, Antonio Tajani, anunciara el envío de una queja formal a Dijsselbloem por no comparecer ante el pleno este martes. "Enviaré una carta oficial al presidente del Eurogrupo para informarle de que el Parlamento, por unanimidad, no acepta su actitud viniendo de alguien con un papel tan importante", expresó el italiano.

Este mismo martes, el líder del grupo de Socialistas y Demócratas(S&D), Gianni Pittella, ha afirmado en una rueda de prensa que el Eurogrupo "no puede ser dirigido por una persona con estas ideas, ese tipo de sectarismo y ese modo de pensar". También se ha referido a esta cuestión la eurodiputada británica Jean Lambert (Verdes), que ha señalado que "no es tan difícil" expresar una disculpa "dar un paso a un lado".