La víctima denunció en la Policía que había iniciado la compraventa de una vivienda adelantando 3.000 euros por la reserva. Más tarde, se puso en contacto con la vendedora para contrastar datos del inmueble, comprobando que el precio de venta era un 30% superior al valor que el agente inmobiliario le había dicho.

Cuando habló con el intermediario para recuperar su dinero no recibió más que excusas y dilaciones evitando pagarle, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

El detenido había ofertado el precio de la vivienda muy por debajo de su valor real para captar interesados y apoderarse de las reservas, 3.000 euros en este caso.

Consulta aquí más noticias de Albacete.