Bombardeo en Siria.
Atienden a un niño herido en los bombardeos químicos en Siria este martes. EFE

Al menos 72 personas han muerto este martes en Siria y varias decenas resultaron heridas en un supuesto bombardeo químico en la ciudad de Jan Shijún, en el sur de la provincia septentrional siria de Idleb, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos y la Unión de Organizaciones de Asistencia Médica y de Socorro (UOSSM), aunque otras fuentes apuntan a más de 100 víctimas.

La ONG, que citó fuentes médicas y activistas, apuntó que algunos de los heridos en el ataque perpetrado por aviones no identificados presentaban síntomas de asfixia, vómitos y dificultades para respirar.

El Observatorio no descartó que el número de fallecidos aumente porque hay heridos en estado grave.

La rama de la Defensa Civil Siria en Idleb, integrada por voluntarios que prestan labores de rescate en áreas fuera del control del Gobierno, informó en su página de Facebook de que por el momento los médicos no han podido identificar el tipo de gases con los que se atacó Jan Shijún.

De acuerdo a los datos de los también llamados "cascos blancos", la cifra de víctimas supera ya el centenar y más de 400 heridos, la mayoría menores y mujeres.

Algunos de los heridos presentaban espasmos y echaban espuma por la boca

La nota destacó que algunos de los heridos presentaban espasmos y echaban espuma por la boca.

El director del opositor Centro de Información de Idleb, Obeida Fadel, acusó a aviones de guerra de las fuerzas gubernamentales sirias de perpetrar el ataque en Jan Shijún.

En declaraciones telefónicas, Fadel afirmó que los aparatos eran aviones de tipo Sukhoi 22 y bombardearon barrios residenciales de Jan Shijún con proyectiles que contenían gas sarín.

"Poco después del ataque, comenzó a expandirse un olor a gas por la ciudad", añadió.

El activista indicó que Jan Shijún es una ciudad de 75.000 habitantes, muchos de ellos desplazados procedentes de la vecina provincia de Hama, que está bajo el control del Ejército Libre Sirio (ELS).

El opositor Consejo Local de Jan Shijún publicó en su página de Facebook fotografías de varios afectados por el ataque, algunos menores de edad, que no se sabe si estaban muertos o heridos, tendidos en el suelo de una calle tras el ataque.

En una de las instantáneas se ve a los equipos de emergencia rociando con agua el cuerpo de un menor. En los últimos días se han registrado varios supuestos bombardeos con gases en el norte de Siria.

Las primeras sospechas apuntaron a Rusia, pero desde el Kremlin se aseguró que "nunca se ha recurrido a ellas, ni se hará en el futuro".

Otros ataques

En otros ataques, al menos 41 personas murieron por bombardeos de aviones de guerra no identificados contra distintas zonas de la periferia de Damasco y en la provincia septentrional siria de Idleb, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

En Idleb, al menos dieciséis personas perdieron la vida, entre ellas once menores y dos mujeres, por ataques aéreos contra un mercado en Salqín.

Bombardeos similares se registraron en la población de Yisr al Shogur, también en Idleb, donde al menos cinco personas fallecieron.

Casi toda la provincia de Idleb está en poder de facciones rebeldes e islámicas, entre las que figura el Organismo de Liberación del Levante, la alianza de la exfilial de Al Qaeda.

En paralelo, al menos veinte civiles, entre ellos siete menores y cinco mujeres, murieron en ataques aéreos contra las localidades de Duma, Saqba, Hamuriya, Yisrin y Kafr Batna, en la región de Guta Oriental, el principal bastión opositor de las afueras damascenas.

Reacciones

En cuanto a las reacciones, la primera ministra británica, Theresa May, condenó los ataques y dijo que si se demuestra el uso de armas químicas "es una evidencia más de la barbarie del régimen sirio" de Bachar Al Asad. "No podemos permitir que este sufrimiento continúe", añadió.

El Gobierno alemán pidió por su parte al Consejo de Seguridad de la ONU que adopte una posición clara si se confirma la responsabilidad del régimen de Bachar el Asad.

En ese sentido, el gobierno sirio ha asegurado que  ha cumplido con todas sus obligaciones con la Convención para la Prohibición de Armas Químicas.

Una fuente del Ministerio sirio de Asuntos Exteriores aseguró en un comunicado, publicado por la agencia de noticias oficial SANA, que los grupos terroristas armados y sus patrocinadores se han inventado los sucesos en Jan Shijún para acusar el Estado sirio.

En ese sentido, negó "categóricamente" el uso de gases tóxicos en Jan Shijún y otras poblaciones sirias. "El Ejército Árabe Sirio no tiene armas químicas, no las ha utilizado ni las utilizará ni busca adquirirlas", indicó.