El Tribunal Supremo venezolano ha retirado los poderes a la Asamblea Nacional, controlada por la oposición. Ahora, el Gobierno de Nicolás Maduro asume por tanto las competencias del Legislativo en lo que los opositores consideran "un golpe de estado".

"Es un golpe de Estado, y quiero que el mundo nos ayude y los medios nos ayuden a decirlo con todas sus letras: en Venezuela Nicolás Maduro dio un golpe de Estado", aseveró el presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Julio Borges, en rueda de prensa desde el Palacio Legislativo.

Asimismo, anunció que, "frente a ese golpe de Estado", la Cámara desconoce al máximo tribunal del país debido a que, afirmó, sus magistrados fueron elegidos "para gobernar fuera de la Constitución".

El opositor Julio Borges calificó de "basura" el documento del Tribunal Supremo

"A esta Sala Constitucional que está fuera de la Constitución, el día de hoy los 112 diputados de la unidad nacional quieren dejar claro que el Parlamento se rebela y desconoce esta sentencia de la Sala Constitucional", sostuvo.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela decidió este miércoles que asumirá las competencias del Parlamento debido a la persistencia del "desacato", un estatus que el Poder Judicial impuso a la Cámara por el incumplimiento de varias sentencias.

"Va contra el pueblo venezolano"

Mientras rompía en pedazos la sentencia del Supremo, Borges calificó de "basura" este documento, y dijo que estas no son decisiones contra la Asamblea sino "contra el pueblo venezolano".

"Estos señores de la Sala Constitucional tienen los riñones (la osadía) de creer que en estos momentos van a pasar por encima del pueblo venezolano", expresó.

El diputado destacó que las diferencias de esta sentencia con otras que haya dictado el Supremo anteriormente es que se le otorga, según él, "todo el poder" al jefe de Estado para "hacer las leyes que le dé la gana".

"Para dar los contratos que le dé la gana, para endeudar al país como les dé la gana y para perseguir a los venezolanos como les dé la gana. Es un golpe de Estado con todas sus letras, es una dictadura", aseguró.

En ese sentido, afirmó que esta sentencia surge debido a que el Gobierno trata de evitar el control de la Cámara al otorgamiento de empresas y explotaciones petroleras extranjeras en el país.

Capriles pide convocar a la OEA

Por otro lado, el gobernador opositor venezolano Henrique Capriles pidió que la OEA (Organización de Estados Americanos) convoque "de emergencia" al Consejo Permanente de ese organismo para que aborde la situación.

"Hay que convocar de emergencia al Consejo Permanente para que la instancia de América sea la primera en pronunciarse", dijo Capriles durante una rueda de prensa en Bogotá en la que denunció que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro "está desconociendo lo que fue el voto de más de 14 millones de venezolanos".

"En Venezuela se ha dado el madurazo, podemos decirlo, esto es el madurazo con el apoyo de un tribunal", añadió el gobernador del estado Miranda (centro), que llegó a Bogotá para promover el envío de alimentos y medicinas a Venezuela.

El dos veces candidato a la Presidencia de Venezuela aclaró que en su país hay un "escenario distinto al que vivió Perú" en 1992, cuando el entonces presidente Alberto Fujimori promovió el cierre del Congreso con el respaldo de las Fuerzas Armadas.

"Este es un escenario distinto porque en este momento usted no ve que haya tanques ni la Fuerza Armada esté rodeando al Parlamento; no lo hicieron de esa forma, lo están haciendo a través del Tribunal Supremo de Justicia", subrayó.