Se les atribuye la presunta participación en estos hechos además del intento de llevarse uno de estos vehículos sin llegar a conseguirlo tras quemarse el embrague, según ha informado la Policía Nacional en una nota de prensa.

Los hechos se desencadenaron cuando se recibió una llamada en la sala de coordinación del 091 en la que un ciudadano informaba que, cuando se disponía a coger su vehículo del interior del garaje comunitario, se había encontrado la cerradura de la puerta de acceso rota y en el suelo y notaba un fuerte olor a embrague quemado.

Personados los agentes en el lugar, observaron que había un vehículo en mitad del pasillo con el maletero y las puertas abiertas, una ventanilla fracturada y del que se desprendía un fuerte olor a embrague quemado. En la inspección que realizaron del resto de los vehículos advirtieron la existencia de otros once vehículos más que presentaban los cristales de una de sus ventanillas fracturados.

Tras establecer un dispositivo de búsqueda, observaron en las inmediaciones del garaje a dos individuos con un saco y varias bolsas quienes fueron interceptados.

Llevaban numerosos objetos, entre los cuales estaban los efectos sustraídos descritos por uno de los propietarios; uno de los identificados portaba en el bolsillo de su pantalón la llave del vehículo que encontraron en el pasillo del garaje cuyo propietario la había dejado en el interior de la guantera del mismo.

Realizadas ciertas comprobaciones tendentes a la relación de los individuos con los hechos, los policías pudieron verificar que se trataba de los mismos individuos que habrían accedido al garaje, por lo que fueron detenidos para ser puestos a disposición judicial, e intervenidos los efectos que portaban que fueron devueltos a sus legítimos propietarios.

Consulta aquí más noticias de Granada.