Así se ha explicado en el consejo de Promálaga, que este lunes se ha reunido para la aprobación de sus cuentas, y donde, además, se ha dado cuenta a los consejeros de que la empresa concesionaria de Málaga Pass "tiene problemas, por lo que la concesión y, por tanto, la explotación de la tarjeta está ahora mismo está parada".

Por ello, se está "reformulando" el proyecto para tener un producto más tecnológico, basado sobre todo en sistemas de información, con lo que "permite un control absoluto sobre el mismo". Málaga Pass era un proyecto tanto físico como virtual, y "ahora se quiere centrar más en la parte virtual". Por lo que estiman que en un plazo de mes y medio o dos meses esté ya disponible la nueva versión.

Según han explicado a Europa Press fuente municipales, se busca "dar continuidad del producto y que no dependa de terceras empresas, es decir, que siempre se garantice que el producto esté activo".

Han informado, además, de que la empresa gestora, Neoturismo, que era el principal explotador de tarjetas turísticas de España, "parece que están en problemas y ha discontinuado la ejecución de los distintos productos".

Por ello, se incide en que de terceras empresas dependa la comercialización, promoción y difusión, pero "la operación del producto, aunque existan terceras empresas, no dependerá de ellas, para que si alguna de éstas tiene problemas, siga el producto activo", han detallado. Por último, a los consejeros les pareció, en principio, "bien" esta reformulación planteada.

Consulta aquí más noticias de Málaga.