Según ha indicado IU en una nota, la huelga ha sido convocada por los trabajadores ante el "inmovilismo" de la empresa concesionaria de los servicios aeroportuarios en la Base, Louis Berger Aircraft Services, Inc., tras los despidos de 12 trabajadores producidos el 31 de enero más uno disciplinario producido anteriormente.

En un encuentro con miembros del comité de empresa del aeropuerto, Macías ha señalado que tal y como viene haciendo a nivel local y provincial desde que se inició el conflicto, IU va a seguir apoyando a los trabajadores en cuantas iniciativas estimen convenientes.

De hecho, según ha recordado el coordinador provincial, IU permanece a la espera de respuesta a las iniciativas registradas por la formación política en el Congreso de los Diputados y en el Parlamento Europeo. Al respecto, ha exigido al Gobierno que "de una vez por todas se pronuncie", al considerar que "la delicadeza de este asunto merece una respuesta contundente por parte del Gobierno español".

Macías ha apuntado que desde IU "no vamos a aceptar que desde el colonialismo se vulneren la leyes que rigen en el Estado español, muy mejorables, pero que tendrán que cumplir". Ha insistido en la necesidad de que el Gobierno español "tome cartas en el asunto, puesto que están en juego cuestiones que van más allá de los despidos".

Así, ha recordado que conforme a los datos ofrecidos por los propios trabajadores, "faltan 370 trabajadores españoles" en la Base de Rota de acuerdo con los establecido por el Convenio Bilateral entre España y Estados Unidos, que contempla una proporción de 70/30 trabajadores, es decir, 70 trabajadores españoles por 30 americanos.

Asimismo, ha criticado que un municipio como Rota "no se esté beneficiando de la presencia de la Base" y ha apuntado que "más allá de crear empleo, se está destruyendo".

Por su parte, el secretario del comité de empresa del aeropuerto, Edgar Schmidt, ha lamentado la "falta de respuesta por parte de la empresa a los intentos de negociación". No obstante, ha garantizado que la huelga programada a partir del día 29, consistente en cuatro horas de paro los miércoles, jueves y viernes durante cuatro semanas, lo que "permite dar opciones a la empresa para que recapacite".

Los requisitos para poner fin a la protesta son la readmisión de los 13 compañeros despedidos y la negociación del convenio colectivo. Finalmente, Schmidt ha alertado de la "merma importantísima en el servicio que se está prestando" y de una "situación de inseguridad" en la instalaciones aeroportuarias a raíz de los despidos.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.