El responsable insular ha señalado que se trata del puente más grande de los construidos en el trazado del Camí d'en Kane y presenta una conservación precaria de algunas partes importantes, además de mostrar diversas patologías que significan su degradación física.

"El cuidado del patrimonio histórico es una responsabilidad de las administraciones públicas y especialmente del Consell de Menorca", ha remarcado Maria, quien ha apuntado la urgencia de llevar a cabo una actuación en el puente que garantice su preservación.

El conseller ha confiado que el proceso se resuelva favorablemente para determinar la titularidad pública del Camí d'en Kane, lo que permitiría abrir definitivamente el paso por la finca de Binimoti.