Juanjo Giménez
Juanjo Giménez (d) y María Hidalga (i) en su llegada a la gala de los Oscar 2017. El español estaba nominado al mejor corto de ficción por 'Timecode'. EFE

Timecode, del español Juanjo Giménez, se quedó sin estatuilla en la categoría de mejor cortometraje en la 89 edición de los Oscar, galardón que fue a parar a Sing (Mindenki), de Kristof Deák.

Timecode cuenta la original relación entre dos guardias de seguridad de un garaje. Este trabajo se alzó el año pasado con la Palma de Oro al mejor cortometraje del Festival de Cannes, algo que solo ha conseguido otro cineasta español, Luis Buñuel, aunque en su caso fue con un largometraje, Viridiana.

Se trata de un corto con la danza como elemento central y que funciona como una llamada de atención para captar la belleza en entornos cotidianos.

Desde 1996 otros seis directores españoles han llevado sus cortometrajes a los Oscar: Juan Carlos Fresnadillo (Esposados), Nacho Vigalondo (7:35 de la mañana), Javier Fesser (Binta y la gran idea), Borja Cobeaga (Éramos pocos), Esteban Crespo (Aquel no era yo) y Javier Recio (en su caso, el corto animado La dama y la muerte).

Timecode aspiraba al Oscar frente a Ennemis Intérieurs, de Sélim Azzazi; La Femme et le TGV, de Timo von Gunten; Silent Nights, de Aske Bang, y Sing (Mindenki), de Kristof Deák.

La aventura estadounidense del realizador echó a andar el 6 de febrero, con el tradicional almuerzo organizado por la Academia de Hollywood para los nominados a los Óscar, donde fue retratado en la foto oficial justo delante de actores como Casey Affleck y Michelle Williams. "Una parte de mí quiere que todo esto acabe ya", reconoció el realizador.

"A veces me levanto pensando que querría estar en casa trabajando en otra película y haciendo mi día a día, pero no me olvido de que esto pasa una vez en la vida, así que lo valoro mucho", agregó el cineasta.