Gripe aviar
En octubre de 2005 se confirmó el primer caso de H5N1 en la Unión Europea (un loro en cuarentena en Gran Bretaña) y pocos días después también en Croacia (en cisnes). En febrero de 2006 la gripe aviaria se extendió por Italia, Grecia, Austria, Alemania, Hungría, Eslovaquia, Eslovenia y Francia. En julio de 2006 fue confirmado el primer caso de gripe aviar en España. ARCHIVO

El ministro francés de Agricultura, Stéphane Le Foll, ha anunciado este martes que para tratar de acabar con la contaminación de la gripe aviar se van a sacrificar todas las aves de granja del departamento de las Landas, el principal centro de producción de patos del país, donde quedan unos 600.000 ejemplares.

Le Foll justificó esta medida radical dado que "el virus ha progresado del este al oeste" del departamento de las Landas e insistió en que el objetivo es "tratar de estabilizar" la situación, según ha declarado en una entrevista de radiotelevisada por RMC y BFMTV.

Se pretende llevar a cabo una "acción de profilaxis de forma general y poder a continuación reanudar la producción", señaló en otra entrevista a la emisora France Bleu Gascogne, en la que habló de un plazo de "varias semanas".

La decisión del Gobierno va en la línea de lo que habían solicitado los ganaderos, que en una reunión del Comité Interprofesional de Palmípedos el jueves pasado habían solicitado un refuerzo de la estrategia de lucha contra esta enfermedad, que se había declarado en Francia en noviembre pasado.

El ministro recordó que no hay vacuna contra la gripe aviar y que los protocolos han mejorado respecto a la anterior crisis de 2016.

Desde que se identificó la presencia del virus H5N8 de la gripe aviar a finales de noviembre en Francia, adonde llegó de la mano de aves migratorias, se han sacrificado más de 3 millones de patos -de acuerdo con los datos actualizados hasta comienzos de la semana pasada-, lo que significa un 8 % de la producción nacional.