Viransehir, Turquía
Ubicación de la ciudad de Viransehir, en el sureste de Turquía. GOOGLE MAPS

El número de víctimas en el atentado con coche bomba que tuvo lugar el viernes en la ciudad de Viransehir, en el sureste de Turquía, ha aumentado a dos muertos y 17 heridos, indicó este sábado en un comunicado la oficina del gobernador de la provincia de Sanliurfa.

Este viernes se había constatado la muerte de un niño, identificado este sábado como Ahmet Oktay Günak, de 11 años, pero durante la noche se descubrió entre los escombros el cuerpo sin vida de Ibrahim Kete, un guardia nocturno que trabajaba en el lugar, detalló la nota.

El gobernador de Sanliurfa, Güngör Azim Tuna, visitó el viernes por la noche el lugar y explicó que el atentado fue cometido "por un terrorista de entre 18 y 20 años que aparcó el coche y luego lo hizo detonar mediante un mando a distancia", informa el diario Hürriyet.

El atentado tuvo lugar sobre las 18.45 hora peninsular española en un complejo residencial reservado a personal de la Judicatura de Viransehir, un municipio de 180.000 habitantes a unos 80 kilómetros al este de Sanliurfa, y la explosión causó importantes daños a numerosos edificios y vehículos.

Las autoridades aún no han atribuido de forma clara la responsabilidad del ataque, aunque el ministro de Interior, Süleyman Soylu, insinuó este viernes una relación con el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda. "No os preocupéis: cumpliremos con nuestra palabra hasta el final y el PKK será borrado de las tierras de este país", prometió el ministro, tras dar el pésame por el niño fallecido.

Viransehir se ubica a tan solo 20 kilómetros de la provincia vecina de Mardin, escenario habitual de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y el PKK.